Roh Tae Woo recibe a los 'tres Kim' de la oposición

El presidente de Corea del Sur, Roh Tae Woo, recibe hoy en la Casa Azul a los tres líderes de los partidos de la oposición surcoreana, conocidos como los tres Kim -Kim Dae Jung, Kim Young Sam y Kim Jong Pil- para discutir las peticiones de la oposición para que la democratización surcoreana avance con mayor celeridad. La nueva Asamblea Nacional, con mayoría de la oposición, inaugurará sus sesiones el lunes en Seúl.

La liberación de todos los presos políticos y la investigación sobre la matanza ocurrida en mayo de 1980 en la localidad de Kwangju, cuando el Ejército surcoreano reprimió brutalmente las manifestaciones populares contra el régimen dictatorial del presidente Chun Doo Hwan, con un resultado oficial de unos 1.000 muertos, o de más de 2.000, según la oposición, son dos de los puntos más importantes que se tratarán en la reunión del presidente con los tres Kim.

La oposición solicitará también a Roh Tae Woo que se investigue a fondo el asunto de corrupción en el que está envuelto el hermano del ex presidente Chun Doo Hwan, que habría desviado unos 10 millones de dólares de fondos públicos para un proyecto personal, así como otros casos de corrupción en los que podrían estar vinculados familiares o amigos del ex presidente Chun Doo Hwan.

En relación con la tensión entre Corea del Sur y Corea del Norte, el Partido Socialista de Japón (PSJ) cesó ayer al director del diario del partido, Takeshi Ishida, por haber publicado una información, atribuida al ex primer ministro de Corea del Sur Kim Chung Yul, según la cual el atentado contra el avión de las líneas aéreas surcoreanas KA, en el que perecieron 115 personas el pasado 30 de noviembre, habría sido planeado por los Gobiernos de Corea del Sur, EE UU, Japón y Bahrain para crear un clima de tensión que favoreciera la victoria electoral de Roh Tae Woo.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS