Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Méndez Leite afirma que se ha subvencionado demasiado a nuevos realizadores

"Tengo la impresión de que hemos subvencionado demasiadas películas de nuevos realizadores", reconoció ayer Fernando Méndez Leite, director general del Instituto del Cine y de las Artes Audiovisuales, durante un coloquio que celebró junto al cineasta Luis García Berlanga en el Club Siglo XXI, convocado para hablar del cine español ante la Europa de 1992. Aunque el encuentro había sido convocado para hablar de la situación del cine español en 1992, dada la escasa afición por la futurología manifestada por los dos invitados al principio de la reunión, la charla se centró inevitablemente en los problemas actuales de la industria cinematográfica española.

Luis García Berlanga advirtió, de entrada, que él preferiría hablar del corredor Álvaro Pino, porque lo que de verdad le gusta es el ciclismo; pero, como ya no podía escapar de la reunión, aseguró que el cine europeo, y dentro de él el español, no debía apoyarse en la sociología de la cultura como defensa ante el cine americano, tal como ocurre ahora; sino que lo que había que hacer era que el cine volviera a ser un fenómeno puramente industrial.El autor de La vaquilla añadió después que la financiación de las películas a base de subvenciones ha dejado fuera a un alto número de buenos realizadores que conocían el oficio, ya que a quien se favorece desde las instancias oficiales es a los jóvenes directores. "La protección al nuevo realizador es un error", afirmó.

"El 70% de las películas hechas por jóvenes realizadores son infumables. Las grandes obras del cine han sido hechas por productores con mentalidad de empresa. Todos sabemos que ninguna de las diez mejores películas del mundo se ha hecho con subvenciones. La clave está en que ninguna de ellas han sido películas para la cultura, sino para el público", añadió el director.

Berlanga desestimó también la influencia social y cultural que históricamente se le atribuye al cine: "Parece que el cine es un arma que puede mover Gobiernos, pero lo máximo que ha conseguido es que las señoras llamen Rebeca a una prenda de vestir".

Fernando Méndez Leite, quien en su introducción al tema había asegurado que el cine español está en mejor situación que el italiano o el francés porque en nuestro país se ha producido un relevo generacional, pidió perdón por haber empleado en su intervención el término relevo generacional, pero aseguró que en España en este momento hay un notable grupo de realizadores, cuyas edades están en tomo a los cuarenta, que están haciendo un espléndido cine.

Reconoció, no obstante, que es posible que las ayudas a los nuevos realizadores hayan sido excesivas. El responsable del ICAA advirtió que la legislación actual de ayuda al cine no contiene ningún artículo en el que se impida a los cineastas más antiguos hacer sus películas, sino que se recomienda que una de las bases para las ayudas económicas sea que se tenga en cuenta la juventud del cineasta.

Respecto a la propuesta recientemente hecha pública por las centrales sindicales UGT y CC OO para limitar el tope de las subvenciones a 30 millones de pesetas y que estas subvenciones se apliquen a todas las películas comerciales, el director general de Cinematografía dijo: "El café para todos no nos llevaría a nada, me opongo a esa propuesta".

Berlanga, por su parte, desestimó la iniciativa sindical porque "se acerca a la nacionalización del cine"; "y yo", añadió, " estoy por la fascinación y por la libertad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de mayo de 1988