Crítica:CINECrítica
i

'Ópera prima' fallida

El presente título significa el inicio en la dirección fílmica del ex guionista Chris Columbus, joven cineasta licenciado en la Escuela Cinematográfica de la universidad de Nueva York, que en el pasado cercano gozó del beneplácito de Steven Spielberg, que produjo sus guiones de las conocidas películas Gremlins, Los goonies y El joven Sherlock Holmes, además del tercer guión de Indiana Jones, en el que también participó.En esta ocasión, con uno ajeno, Chris Columbus narra la esporádica, casual e inocente bajada a los infiernos del asfalto de Chicago de unos jóvenes limpios y acomodados.

La aventura nocturna y urbana, que en Aventuras en la gran ciudad les pone en contacto con distintos mundos adultos, está producida por la Touchstone, filial de la Disney, lo que puede dar una pista sobre el tono social en el que se desenvuelve el filme.

Aventuras en la gran ciudad

Dirección: Chris Columbus. Guión: David Simkins. Fotografía: Ric Waite. Música: Michael Kamen. Producción: Debra Hill y Lynda Obst. Estados Unidos, 1987. Intérpretes: Elizabeth Sue, Maia Brewton, Keith Coogan, Anthonny Rapp, Calvin Levels, Vincent Phillip d'Onofrio, Penelope Ann Miller. Estreno en Madrid: cines Palacio de la Música, Novedades, Juan de Austria, Cartago.

Aventuras en la gran ciudad, pese a contar con una amplia ficha técnica que incluye a notables profesionales de la industria estadounidense, es un producto menor y fallido en el ritmo, que nada aporta, y que incluso produce cierto tedio, reclamando la atención del espectador en poquísimas secuencias.

Una de las secuencias que más puede llegar a llamar la atención es aquella en la que destaca la irrupción de los muchachos protagonistas en el escenario donde se encuentra actuando el bluesman Albert Collins, lo que da lugar al nacimiento de un blues improvisado, cuyo efecto cómico resulta lamentablemente está descafeinado por el doblaje. Este es un hecho frecuente en todas las películas en las que se decide suplir el sonido original.

Funcionalidad

Entre los jóvenes protagonistas, que provienen de la televisión y el teatro, y que cumplen con funcionalidad su cometido, destaca la teenager protagonista, la chica canguro, Elizabeth Sue, que ya apareció en Karate Kid, cuya juvenil belleza se apoya en una mirada intensa.Como curiosidad cinéfila, se puede constatar el debú en el cine del quinceañero Kevin Coogan, nieto de Jackie Coogan, el protagonista infantil de la famosa creación de chapliniana El chico.

En definitiva, y una vez más, nos hallamos ante un producto de buena factura técnica, destinado a un público infantil y adolescente, que elige la comedia de aventuras urbanas como vehículo, pero falto de garra, tan alejado de la emotividad complaciente como próximo a la indiferencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 21 de mayo de 1988.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50