Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NARCOTRÁFICO Y VIOLENCIA

Un protegido de la CIA llevaba armas a la 'contra' y volvía con cocaína

Washington

EFE Un narcotraficante condenado declaró el jueves ante el Congreso estadounidense que, protegido por un acuerdo con la CIA, en dos ocasiones llevó armas a Costa Rica para la contra nicaragüense y regresó a EE UU con el avión cargado de cocaína. Gary Betzner, de 47 años, explicó ante un subcomité del Senado que los vuelos se produjeron en julio de 1984 y que las armas eran embarcadas en EE UU. Al llegar a Costa Rica las entregaba a un ranchero norteamericano llamado John Hull, quien se encargó de recargar el avión con unos 500 kilos de cocaína en cada viaje.

Hull ha sido acusado de trabajar con la CIA y de ayudar a esta agencia en sus operaciones clandestinas para abastecer a la contra.

El senador demócrata John Kerry, que preside las audiencias, dijo que el testimonio de Betzner "deja muy claro que en el abastecimiento a la contra hubo dólares del narcotráfico".

Durante 1984 y 1985 el Congreso había aprobado una ley que prohibía la entrega de armas a la contra y EE UU estaba gastando millones de dólares para combatir el narcotráfico, recordó Kerry.

Betzner afirmó que en esa época había dejado el narcotráfico pero participó en esas operaciones porque se lo pidió su antiguo jefe, Georges Morales, quien levantó un próspero negocio de narcotráfico, para el que contaba con una compañía de carga aérea propia. Morales le aseguró que "había hecho un acuerdo con la CIA para abastecer a la contra y quería que volara para llevarles armas y municiones y regresara con contrabando".

En Estados Unidos despegaba y aterrizaba en Opa-Locka (Florida), y en Costa Rica una vez lo hizo en el rancho de Hull, y la segunda en una pista cercana al rancho donde había dos antenas repetidoras de La Voz de América, emisora de propaganda del Gobierno de EE UU. Betzner declaró que "simpatizaba con la contra y que le pagaron 360.000 dólares por cada vuelo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de abril de 1988