Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES SIN SANGRE

El 'clan Pastrana' triunfa en la capital

En el piso 14, en la suite presidencial, de un céntrico hotel de Bogotá, celebraron los conservadores el triunfo electoral de Andrés Pastrana, que a los 33 años ha conseguido ser el primer alcalde por elección popular de la capital colombiana. Detrás quedaban varias horas de incertidumbre, porque los resultados de Bogotá no salían, aunque hacía tiempo que las mesas electorales estaban cerradas. En el festejo conservador corrió el champán. El jefe del clan Pastrana, el ex presidente de Colombia, Misael Pastrana, de 65 años, se convertía en el centro de la reunión, mientras que el futuro alcalde de Bogotá, su hijo Andrés, parecía estar en segundo plano, a pesar de ser el gran triunfador del día.Juan Carlos Pastrana, hermano del alcalde, explicaba que su padre había tenido que llamar al presidente de Colombia, Virgilio Barco, para protestar con indignación por la retención de los resultados electorales de Bogotá, que se atribuyeron a la lluvia.

El nuevo alcalde de Bogotá inició su jornada de triunfo con una misa en la iglesia del Divino Niño Jesús, en el barrio obrero "20 de Julio". Todo viene de los días dramáticos de su secuestro, a mediados de enero. En su cautiverio Pastrana encontró en sus bolsillos una estampa del Niño Jesús, que le habían regalado unos días antes. El joven alcalde inició el rezo de una novena al Niño Jesús, pero no llegó a concluirla porque el noveno día de su secuestro fue liberado.

En Andrés Pastrana se entrecruzan su catolicismo tradicional con la imagen del joven dinámico y emprendedor, gerente de empresas, director y propietario de un telediario, que presentó hasta una semana antes de ser designado candidato conservador a la alcaldía de Bogotá. Pastrana se declara no partidario del divorcio, porque "creo en el matrimonio católico", se opone al aborto "porque atenta contra la vida" y contra la pena de muerte.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de marzo de 1988