Polémica entre el Gobierno canario y la Administración sobre el acuerdo de pesca

El presidente del Gobierno autónomo canario, Fernando Fernández, del CDS, declaró en Tenerife que el acuerdo pesquero firmado por la CE y Marruecos atenta contra la soberanía española al establecer una zona económica exclusiva de las aguas marroquíes que se extiende hasta 200 millas, incluyendo Canarias. El delegado el Gobierno en Canarias calificó estas afirmaciones como una mala interpretación del acuerdo. Los pesqueros canarios y onubenses decidieron volver a faenar.

Fernández Martín dijo que su Gobierno está dispuesto a llevar el asunto al Tribunal Constitucional. Según denunció, las aguas del archipiélago canario quedan inmersas en dicha zona de influencia marroquí. "El hecho es grave y creemos, que el Gobierno español ha cometido un sonoro patinazo porno consultarnos a tiempo".El polémico considerando del convenio pesquero suscrito recientemente por Bruselas y Rabat, cuya redacción fue confirmada ayer por el Ministerio de Administraciones Públicas al presidente canario, dice lo siguiente: "que tanto la Comunidad Europea como el citado reino [Marruecos] son signatarios del convenio de las Naciones Unidas sobre Derechos del Mar, y que con arreglo a dicho convenio Marruecos ha establecido una zona económica exclusiva que se extiende hasta las 200 millas marinas de sus costas, dentro de las cuales ejerce sus derechos soberanos a los efectos de exploración, explotación, conservación y gestión de los recursos en dicha zona".

El delegado del Gobierno central en Canarias, Eligio Hernández Gutiérrez, salió al paso de esas declaraciones afirmando que responden a una interpretación errónea del convenio de pesca. Según dijo, en ningún momento se ve comprometida la soberanía del archipiélago, ya que en el caso de unas islas próximas a un continente se fija la mediana.

El eurodiputado canario socialista Manuel Medina señaló que el polémico considerando del acuerdo es una cuestión de trámite, ya que en el artículo 11 del mismo texto se amparan los derechos nacionales de soberanía al garantizar que ninguna disposición del acuerdo "afectará ni prejuzgará" los puntos de vista de cada parte en lo relativo al derecho del mar.

Por otro lado la flota canaria de arrastreros congeladores comenzó ayer a hacerse a la mar tras solucionarse el conflicto entre los marineros de nacionalidad marroquí que pedían igualdad de trato. Los pescadores de Isla Cristina, Huelva, decidieron en asamblea volver a los caladeros de Marruecos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 04 de marzo de 1988.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50