Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una amante de John Kennedy confiesa que actuó como mensajera entre él y la Mafia

Judith Campbell, ex amante de John F. Kennedy, actuó de mensajera entre el presidente y la Mafia, llevando regularmente sobres al mafioso Sam Giancana. Campbell, de 54 años, enferma de cáncer, hizo esta confesión en el último número de la revista People, porque "quiero morir en paz y no creo que deba hacerlo con el secreto de lo que hice por John Kennedy o lo que él hizo con el poder de la presidencia.

Judith Campbell, una morena muy bella, fue presentada a Kennedy por Frank Sinatra. Tenía entonces 26 años. En 1975, un informe del Senado la identificó como un "amiga íntima" del presidente asesinado, y ella dijo que era su amante, al que había compartido con Giancana y con el propio Sinatra. El director del FBI, Edgar Hoover, le pidió a Kennedy, en 1962, que dejara de ver a Judith por sus contactos con la Mafia, según People, y el romance concluyó ese verano.Judith asegura que, aunque no leyó el contenido de los sobres que le entregaba Kennedy para los mafiosos, cree que el entonces candidato utilizó dinero de la Mafia para financiar su campaña presidencial. También dice que la Mafia trabajó con Kennedy para intentar asesinar a Fidel Castro.

Judith dice que el 12 de abril de 1960, en plena campaña para la Casa Blanca, consiguió una entrevista de John Kennedy con Sam Giancana en el hotel Fointainebleau de Miami Beach. Posteriormente arregló una decena de reuniones más entre ellos dos. Campbell, que en 1975 se casó con un jugador profesional de golf del que luego se separó, afirma que el 7 de marzo de 1960, la víspera de las primarias de New Hampshire, se acostó con Kennedy en el hotel Plaza de Nueva York.

Mintió por temor

En 1975, Campbell negó públicamente que el ex presidente conociera sus relaciones con la Mafia. "Mentí, pero él lo sabía todo de mis contactos con Sam Giancana y Johny Roselli porque los estaba viendo para él". "Mentí", ante el Senado, "porque temía por mi vida". La historia de las relaciones de Kennedy con Judith Campbell y la conexión de esta mujer con la Mafia son un secreto a voces en Estados Unidos, donde varios libros sobre los Kennedy han contado esta relación. Pero nunca con los detalles que ofrece ahora Judith. En aquella época el adulterio de un presidente no era tan peligroso políticamente como ahora. Personas próximas a la familia Kennedy desmintieron ayer sus alegaciones.Campbell afirma que, en 1960 y en 1961, llevó, en aviones y trenes, por todo el país, sobres de Kennedy para Giancana y Roselli. Los tres personajes de esta historia murieron asesinados. Kennedy, en Dallas, el 22 de noviembre de 1963. Giancana, jefe de la Mafia en Chicago, de siete balazos en la cabeza antes de testificar ante un comité del Senado que investigaba, en 1975, supuestas vinculaciones de la CIA con intentos de asesinar a Castro. Y Roselli, el hombre de confianza de Giancana, contra el que declaró ante dicho comité, apareció muerto, en 1976, en un bidón de gasolina lastrado con cadenas en aguas de Miami.

Judith, que afirma que le quedan sólo tres años de vida, revela que Kennedy estaba fascinado por Sinatra, y éste por el presidente: "Ambos tenían además la misma fantasía: acostarse a la vez conmigo y otra mujer, a lo que siempre me negué".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de febrero de 1988