Entrevista:

Léo o Ferré, contra el tópico, lo utópico

El último gigante de la canción francesa debuta en Bilbao y Madrid a los 71 años

A los 71 años, el cantante francés Léo Ferré visita Madrid por primera vez. Considerado como una leyenda viva, el último gigante de la canción francesa es el único superviviente de un estilo que ha dejado nombres como Brel y Brassens, puntos de referencia para comprender la cultura musical española de posguerra. Su estancia comenzó el pasado viernes con un emocionado homenaje promovido por artistas españoles admiradores de la obra de Ferré, marcada por el amor a la poesía, la soledad y la superación de lo tópico con la defensa de la utopía. Léo Ferré actuará mañana en Bilbao, y el martes, en Madrid.

La cansada expresión de Léo Ferré al llegar a Madrid, tras un largo viaje en coche desde Oporto, contrastaba con su voluntad por mantenerse firme: "Hay que estar siempre en pie. Sólo me tumbaré cuando me muera". Nació el 24 de agosto de 1916 en Mónaco, y a los 11 años compuso su primera canción sobre un poema de Verlaine. Comenzó su carrera como cantante en 1946, y desde entonces alterna la grabación de discos con la composición de óperas, música para ballet y dirección de orquesta. Vive hace 20 años en la Toscana italiana con su mujer, la española María Cristina Díaz, y sus tres hijos.En sus dos conciertos españoles interpretará algunas de las canciones que contienen los textos más significativos sobre temas españoles. Escuchar canciones como Elflamenco de París y El barco español significará volver la vista atrás para recordar o descubrir una parte única y significativa de la memoria musical europea."Dentro del programa estaba incluida también la canción Franco la muerte, compuesta en 1964, pero no la interpretaré. Alguien podría tomarlo como una provocación al estar tan reciente el fallecimiento de su viuda", dice el cantante.

Son de otra manera

plena revuelta cantó para los anarquistas en París. "Han transcurrido 20 años desde el mayo francés y nunca miro hacia atrás. El pasado no me interesa, porque la gente que participó en aquellos acontecimientos ha cambiado y se han convertido en burgueses semejantes a los americanos, un pueblo desgraciado". ..

P. ¿No existen entonces ideas que soporten el paso, de los años?

R. El amor y la utopía es lo único que permanece.

P. ¿Y la poesía?

R. No me gusta hablar de los poetas de nuestro siglo, aunque siento especial amor por Apollinaire. Del siglo XIX, mis preferidos son Baudelaire, Verlaine y Rimbaud.

P. ¿Este clasicismo en las preferencias se dan también en la música?

R. No creo en el clasicismo como valor en sí mismo. Lo importante es el genio y que se haga un nudo en la garganta cuando algo emocione. Amo a Beethoven, Mozart, Debussy, Ravel, Bela Bartok, Stravinsky. Es una lástima que la juventud sólo escuche rock- Si los americanos no hubieran esclavizado a los negros, no existiría el rock y la música sería otra cosa.

Léo Ferré apoya algunas afirmaciones con la mano, agitándola vehementemente, como queriendo dejar bien claro que sus palabras van a ser correctamente interpretadas. A sus 71 años, es el único cantante que mantiene inseparablemente unidos a su obra ideales de poesía, libertad y anarquía, intentando escapar al tópico de lo mil veces interpretado y repetido.

"Si supiera cómo escapar al tópico sería Dios. Sólo se puede superar a través de la utopía".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción