PULSO POR EL CONTROL DEL CANAL

Un encapuchado, en el Congreso de EE UU

Los personajes que declaran en el Senado norteamericano que el general Noriega convirtió Panamá en una base de la mafia de la droga temen por sus vidas. Por ello, Floyd Carlton, ex piloto del hombre fuerte panameño, apareció ante los senadores enmascarado con una capucha negra dando a la sala del subcomité de Narcóticos y Terrorismo Internacional un aire de cueva de bandidos. Carlton está cooperando con la Justicia de EE UU después de ser condenado en Miami por tráfico de drogas. Declara bajo protección federal y cada poco tiempo es cambiado de cárcel para que no le alcance la larga mano de la mafia de la droga o la venganza de Noriega. Con la capucha, al estilo conferencia de prensa de etarras, este piloto, que parece dispuesto a contarlo todo, explicó que, ya en época de Torrijos, él transportó armas para los insurgentes sandinistas hasta la caída del dictador Somoza, en 1979. Noriega, entonces jefe de los servicios militares de información panameños, autorizaba los suministros, dijo. En 1980, añadió, Noriega aprobó otros envíos de armas a la guerrilla salvadoreña.

Más información

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 11 de febrero de 1988.

Lo más visto en...

Top 50