Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRAS LA DERROTA DE REAGAN

Respaldo simbólico del Senado a la petición de ayuda a la guerrilla

NYT / AGENCIAS El Senado norteamericano dio a última hora del jueves un voto simbólico de apoyo a la contra y aprobó por 51 votos a 48 la concesión de 43 millones de dólares (unos 5.000 millones de pesetas) solicitados por el presidente Ronald Reagan. Sin embargo, después del voto desfavorable de la Cámara de Representantes, la propuesta no puede continuar adelante.

"Estamos satisfechos de que el Senado haya afirmado su creencia en los luchadores por la libertad en Nicaragua", destacó ayer el portavoz de la Casa Blanca, Marlin Fitzwater.

La proximidad de las elecciones presidenciales, previstas para noviembre, ha sido determinante a la hora del voto. Doce senadores demócratas -11 de ellos de Estados del Sur, con numerosa población latina y anticomunistas viscerales- se unieron a los republicanos para apoyar la concesión de fondos para los rebeldes antisandinistas.

A sólo cuatro días de los caucuses de Iowa, el vicepresidente, George Bush, abandonó su campaña y se personó en el Senado en apoyo de los contra. Sin embargo, la campaña pareció trasladarse también al Capitolio y el senador Robert Dole, quien disputa a Bush la candidatura republicana, arremetió contra el vicepresidente cuanto éste se encontraba presidiendo una votación sobre si se consideraba la entrega de fondos a los antisandinistas.

Dole preguntó a Bush si había autorizado un comunicado de su jefe de campaña en el que se acusaba al senador de Kansas y a su esposa de "asuntos financieros impropios". Según declaró Dole posteriormente, Bush dijo que sí pero que no conocía el contenido del comunicado.

Apuntando a Ortega

Mientras tanto, la Casa Blanca y el Congreso buscan, cada uno a su manera, la forma de elaborar una política sobre el conflicto nicaragüense.

Los ojos están puestos en la actuación del presidente Daniel Ortega y no se descarta que, de producirse un frenazo en las promesas democratiz adoras del régimen sandinista o la falta de un acuerdo para el alto el fuego, vuelva a votarse a favor de una paquete de ayuda humanitaria y militar.

Fuentes parlamentarias señalaron que la Administración aprovechará estos días para incrementar los vuelos de suministro a la contra, a través de la Agencia Central de Inteligencia (CIA). El 29 de febrero expira la autorización del Congreso norteamericano para entregar armas y material bélico a los rebeldes nicaragüenses; de ahí que el Gobierno quiera acelerar la entrega del equipo comprado con los 100 millones de dólares autorizados el año pasado.

Funcionarios familiarizados con el aprovisionamiento aéreo para los contra dijeron ayer al diario Miami Herald que esperaban desde ahora hasta finales de mes que la CIA mantuviera a sus aviones en acción las 24 horas del día.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de febrero de 1988