Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Constituida una sociedad "trading' para el valle del Ebro con un capital de 2.000 millones

Las Cámaras de Comercio e Industria del valle del Ebro y las cajas de ahorro que operan en esa zona se han unido para poner en marcha una sociedad trading dedicada a la exportación. La finalidad de esta iniciativa es apoyar la exportación de los productos del valle del Ebro, que incluye las comunidades de Cantabria, Castilla, La Rioja, Navarra, Áragón y Cataluña.

Un total de 13 cámaras de comercio y representantes de varias cajas de ahorro se han reunido en Zaragoza, coincidiendo con la celebración en su feria de muestras del Salón Internacional de Apoyo a la Exportación, para ultimar detalles de la constitución de la trading. El capital inicial de dicha empresa se ha fijado en 2.000 millones de pesetas, que será aportado por las cajas de ahorro, las cámaras y accionistas privados.Las cajas decidirán su aportación y las 13 cámaras se han comprometido a desembolsar 400 millones de pesetas. Los promotores de la empresa conflan en que el Estado también aporte alguna ayuda, a través del Instituto de Comercio Exterior (Icex).

Por otra parte, el director general del Icex, Apolonio Ruiz Ligero, manifestó en su intervención en el Salón de Apoyo a la Exportación que "la desaceleración de la demanda interna de productos, que se prevé en Espafía para abril de este año, creará nerviosismo entre los empresanos y propiciara un fuerte crecimiento de las exportaciones en el segundo seinestre". Ruiz Ligero añadió que de enero a noviembre de 1987 las exportaciones españolas de bienes crecieron un 10,3% respecto al año anterior. "Las exportaciones a los países comunitarios supusieron el 17%. Los crecimientos más fuertes del pasado año se experimentaron en productos agrícolas, con un 20%. de incremento".

Por otra parte, el director del Instituto de Comercio Exterior manifestó igualmente que las exportaciones alcanzarán en 1988 tasas de crecinúento más altas que el año pasado. "Esto se producirá por factores tradicionales, ya que la desaceleración de la demanda interna obligará a las empresas a recurrir a los mercados internacionales".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de enero de 1988