Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES EN COREA DEL SUR

Roh Tae Woo, gana holgadamente las elecciones en Corea del Sur

El ex general Roh Tae Woo, candidato gubernamental y líder del Partido para la Justicia Democrática (PJD), ha logrado una sorprendentemente holgada victoria en las elecciones presidenciales celebradas ayer en la República de Corea del Sur, las primeras por sufragio universal en 16 años. La ventaja de Roh sobre su inmediato rival, Kim Young Sam, líder del Partido para la Reunificación Democrática (PRD) era de aproximadamente 1.800.000 votos cuando se habían escrutado más del 65% de las papeletas a las siete de la mañana de hoy (11 de la noche del miércoles en España). Focos de violencia estallaron anoche en diversos lugares de Seúl y en la provincia vecina de Kyonggi por parte de estudiantes que acusaron al Gobierno de haber cometido fraude.

De acuerdo a los últimos datos oficiales, con más del 65% de los votos escrutados, Roh tenía ya 6,1 millones de sufragios, contra sólo 4,2 de Kim Young Sam, y cuatro de Kim, Dae Jung, el otro candidato opositor, del Partido para la Paz y la Democracia (PPD). De continuar esta tendencia hasta el final se cree que Roh obtendrá un 36,8%, Kim Young Sam, un 26,1%; Kim Dae Jung, un 24,7%; y cerca de un 8,2% el ex primer ministro conservador Kim Yong Pil.Los malos resultados obtenidos por los dos Kim pueden haberse debido, además de por las presuntas irregularidades cometidas en favor del candidato oficial, a un castigo de un amplio sector de la población contra ambos por no haber sido capaces de eliminar sus diferencias y de no haber acudido a las urnas con una sola candidatura. Juntos habría sumado suficientes votos para derrotar a Roh y facilitar así, por vez primera en la historia de este país del noreste asiático, el traspaso de un poder militar a otro civil. Ninguno de los dos ha hecho hasta el momento declaraciones, aunque el PPD, de Kim. Dae Jung, criticó al gubernamental PJD de haber "maquinado un fraude electoral a una escala sin precedentes".

Denuncias de fraude

Un portavoz del PPD dijo que el Gobierno y su partido se entrometieron en el desarrollo de la votación manipulando el voto de los soldados y ole los ausentes (un 3,3% de los 25,8 millones de ciudadanos mayores de 20 años con derecho a voto), sobornando a los observadores en las mesas electorales, suplantando electores, reemplazando urnas e intimidando a los miembros de las comisiones de observadores que vigilaban la elección. El PJD desmintió tales acusaciones y acusó a su vez a los seguidores de Kim, Dae Jung de secuestrar y torturar a los suyos para forzarles a confesar que cometerían abusos durante la jornada electoral, que se desarrolló con una tensa calma en un día soleado pero con una muy baja temperatura, y con una participación del 89,1% de la población, la más alta en la historia del país.

[En Washington, un portavoz del Departamento de Estado dijo que "la votación tuvo lugar de una forma ordenada en general", en la primera reacción norteamericana tras las elecciones de ayer.]

La Coalición Nacional para la Democracia, que agrupa a las fuerzas de la oposición y de la disidencia así como a estudiantes y organizaciones religiosas, facilitó durante toda la noche datos sobre "abundante proliferación" de irregularidades en el proceso electoral.

Los diarios matutinos de hoy destacaban, sin embargo, que no hubo que reseñar serios incidentes y que una comisión de observadores extranjeros tampoco había recogido demasiadas quejas. El partido en el poder iba más allá y, en un aviso de lo que puede ser el Gobierno de esta nación a partir de ahora, calificó la difusión de datos sobre irregularidades como "un desprecio para todo el pueblo, que ha ejercido el derecho al voto de forma apropiada".

Incidentes callejeros

En Kuro, un barrio obrero en el sur de Seúl, un cinturón de jóvenes estudiantes armados con palos custodiaba esta madrugada el ayuntamiento, donde en el interior se encuentran varias urnas con papeletas marcadas supuestamente con el nombre de Roh, que la multitud descubrió cuando desde un camión se trataba de hacerlas llegar hasta la mesa electoral. Un millar de manifestantes, estudiantes en su mayoría, mantuvieron, una vigilancia en el exterior del lugar durante toda la noche, pese a las inclemencias del tiempo.

Fuertes choques entre los agentes del orden y los estudiantes se registraron también a primera hora de la noche en el barrio de Seongdong. Según la Coalición Nacional para la Democracia, la policía intentó sustituir tres urnas por otras tantas falsas, pero los jóvenes lo impidieron.

Otros disturbios se sucedieron en el barrio seulés de Daerim y en algunos puntos de la provincia de Kyonggi. Pero no se tenían conocimiento de levantamientos de protesta en Kwangju, su provincia, Cholla, y la segunda ciudad surcoreana, Pusan.

La cadena de televisión privada MBC anunció también en la madrugada que grupos los estudiantes radicales habían atacado el ayuntamiento de Kwangmyeong, en Seúl, y un colegio de mujeres le la capital, lo que obligó a suspender en los dos sitios el escrutinio.

La victoria de Roh parece haberse fraguado fundamentalmente gracias al apoyo de las clases medias, que comulgaron con su programa de "estabilidad y paz por encima de todo" antes que preferir el caos y el desorden, como repetían insistentemente sus ases mes.

El fuerte antagonismo regional que existe en el país se notó también en el hecho de que cuatro de les cinco candidatos principales fueron masivamente respaldado; en sus respectivas provincias. Roh Tae Woo consiguió el apoyo de Taegu, Kim Young Sam el de Pusan, y Kim Dae Jung, el de Kwangju.

El éxito de Roh dependió, además, del buen resultado que obtuvo en zonas tradicionalmente no tan simpatizantes al PJD. En Seúl que representa aproximadamente el 40% de la población, Roh se cree que haya sido el candidato más votado, con un 33,4%, con escaso margen sobre Kim Dae Jung. Asimismo, en Pusan, la segunda ciudad del país, donde ganó Kim Young Sam, el candidato gubernamental quedó en segundo lugar, sin demasiada diferencia del vencedor.

Primera reacción oficial

"Creo que los resultados reflejan un margen de victoria mayor de lo esperado. Estamos muy contentos. Pienso que todo ello será suficiente para que haya estabilidad y paz en el país", declaró esta madrugada un portavoz oficial del partido de Roh.

Otra fuente gubernamental afirmó que la población aceptará los resultados y que la única voz discrepante vendrá de los universitarios más radicales. Avisé también a Kim Dae Jung de que será una irresponsabilidad por su parte instar a la población a que no acepte los resultados de estas elecciones.

Tanto la policía como el Ejército han sido puestos en las últimas horas en estado de máxima alerta para prevenir posibles asaltos por parte de "estudiantes radicalos e izquierdistas".

Roh -que fue el impulsor de las medidas democráticas y, en su calidad de candidato gubernamental defendió la realización de elecciones directas y competitivas, tras las intensas protestas callejeras del pasado junio-, no asumir la presidencia de la nación hasta el próximo 25 de febrero, cuando dejará el poder su amigo y compañero de armas, Chun Doo Hwan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de diciembre de 1987

Más información

  • El candidato oficialista logra más del 36% de los votos, mientras grupos opositores acusan al Gobierno de fraude