Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CATÁSTROFE EN GALICIA

Un incendio con 23 muertos

El Cason, barco de 9.000 toneladas que se dirigía a Shangai desde Bélgica con 31 tripulantes de la República Popular China y Hong Kong, se incendió sobre las seis de la mañana del pasado día 5 al oeste de Finisterre. Como consecuencia del incendio fallecieron 23 de sus 31 tripulantes.Dos días después del accidente, con el barco ya encallado en la costa de Finisterre, se reveló que el Cason contenía al menos 2.000 bidones de líquidos inflamables repartidos entre cuatro de sus cinco bodegas. El comandante de Marina de La Coruña, Antonio Díaz Pache y Montenegro señaló que no existía ningún peligro para las personas y afirmó podemos estar tranquilos dentro de un orden".

Fuentes de la Administración indicaron entonces que la carga del buque estaba compuesta por 110 toneladas de aceite de anilina, seis toneladas de etanol, 10 toneladas de líquido inflamable "de peligrosidad 9" (la máxima) y varias toneladas de sodio metálico.

Desde el inicio del siniestro, según reconocieron en la base de uno de los remolcadores (el Remolcanosa 5), hubo una "recomendación general" de no acercarse al Cason por parte de Marina y el día 7 la Capitanía General de la Zona Marítima del Cantábrico ordenó la retirada de la zona a todos los barcos encargados de la reflotación del buque.

A primeras horas de la tarde del día 9, los servicios de rescate empezaron a retirar los bidones de la carga aprovechando que parecía remitir el foco del fuego existente en la proa del Cason.

Sin embargo el peligro de temporal a última hora de la tarde de ese mismo día, hizo que el éxodo de cientos de habitantes de Finisterre y Corcubién aumentara.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de diciembre de 1987