El referéndum sobre el Sáhara, indispensable para que Argel normalice relaciones con Rabat

Las relaciones entre Argelia y Marruecos no alcanzarán la normalidad hasta que no se solucione totalmente el problema del Sáhara, aseguraron ayer medios diplomáticos argelinos. Para ello, es necesaria la celebración de un referéndum libre y sin presiones militares y administrativas en el territorio, según estos medios, cuyo resultado establecerá si el propyecto del Gran Magreb unido, en el que están ya inmersos Argelia, Mauritania y Túnez y al que concursa Libia, tendrá cinco o seis miembros.

Dos salidas

Para Argelia, el régimen de Hassan II sólo tiene dos salidas para el pretendido referéndum de autodeterminación, que Rabat también apoya. La primera sería una solución negociada con el Frente Polisario que permita el cese el fuego y la posterior celebración de la consulta. Y la segunda, la entrega del territorio a la ONU para que, como parte imparcial, garantice la libertad del referéndum.Esta última vía, en opinión de los medios consultados por este periódico, es la misma que planteó Hassan II en 1975 a una comisión de la ONU, encabezada por el actual ministro de Asuntos Exteriores de Costa de Marfil, Simeón Ake, que inspeccionó el territorio, aunque lo que entonces pretendía Marruecos era la retirada de él de las tropas españolas. "En aquella ocasión", indicaron, "Hassan II propuso la retirada de la Administración civil y militar española, su sustitución por otras dependientes exclusivamente de la ONU y un referéndum a los seis meses".

Para los medios informantes, en los cuatro años cumplidos del Tratado de Fraternidad y Concordia, que une en un mismo proyecto a Argelia, Túnez y Mauritania, se ha creado ya,una base sólida para la edificación de un futuro Magreb unido. La próxima etapa prevista es la integración de Libia, que se convertirá automáticamente en cuarto miembro, si bien no existe voluntad de cerrar las puertas a nadie, en alusión al régimen de Rabat. "Al igual que el Sáhara es un problema para la normalización de relaciones entre Marruecos y Argelia, también lo es para la construcción de este Magreb unido", señalaron.

Las fuentes informantes distinguieron las particulares intenciones unionistas de Libia hacia cualquier país árabe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0008, 08 de diciembre de 1987.

Lo más visto en...

Top 50