Entrevista:

¿Marxismo o capitalismo?

Para Joaquim Chissano no tienen mucho sentido los enfoques de los observadores políticos que etiquetan a Mozambique como de país en la órbita marxista así como de quienes especulan sobre su reciente apertura hacia moldes capitalistas. "Desde el primer día de la independencia decidimos que el sector privado jugaría un importante papel en la economía de nuestro país", afirma el presidente."No se puede hablar de destrucción del capitalismo mozambiqueño porque cuando logramos la independencia de Portugal, Mozambique no tenía nada", explica. "Tampoco hubo nacionalización de la tierra, como se afirma a veces, sino que el Estado tuvo que hacerse cargo de las granjas de los Monos portugueses que abandonaron el país; allí donde la hubo, la iniciativa privada coexistió con las demás formas de producción".

Más información

Chissano admite que existían en Mozambique algunas formas de producción colectiva que favorecían la marcha hacia el socialismo. "Pero también somos conscientes de que no todo puede ser hecho a través del socialismo, que exige unas etapas de desarrollo previo que no se pueden saltar", añade. "Por ello decidimos que la propiedad y la actividad privada tendrían un importante papel en la economía que ha quedado garantizado por la ley de Inversiones. Incluso hemos viajado a EE UU para pedir apoyo para algunos privados...

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción