Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PROCESO DE CONCENTRACIÓN BANCARIA

La mayor operación financiera de la historia española

El proceso de fusiones bancarias en España se ha iniciado. Lo que hasta ayer pertenecía sólo al mundo de los análisis teóricos ha comenzado a hacerse realidad. El Banco de Bilbao,, cuarto del país, ha iniciado las negociaciones con el Banco Español de Crédito, segundo del ranking, para constituir un único grupo financiero que sea capaz de competir con las grandes instituciones mundiales, y sobre todo europeas. Como primera medida, las dos entidades implicadas suspenderán a partir de hoy su cotización en las bolsas de valores, con el Fin de evitar las especulaciones bursátiles. Este proceso cuenta coja el visto bueno de la presidencia del Gobierno y del Banco de España. Sánchez Asiaín, presidente del Banco de Bilbao, ha sido durante los últimos años el gran abanderado de las concentraciones bancarias.

La fusión de Banesto y Bilbao, sin contar el importante grupo bancario y empresarial que aportarían cada una de estas entidades, supondría el nacimiento Je un banco con cerca de tres billones y medio de pesetas en recursos de la clientela (cerca de una octava parte de la renta nacional) y con más de dos billones de pesetas de inversión crediticia.Se trata, por tanto, de la operación financiera de mayor alcance desde que surgió a principios del presente siglo la actual gran banca, como consecuencia de la combinación de dos impulsos: la repatriación de capitales desde las colonias que acababa de perder la corona (Cuba, Filipinas, etcétera) y la españolización -impulsada por el movimiento regeneracionista- de las sociedades de crédito promovidas en la segunda mitad del siglo XIX por capitalistas franceses y de otros países europeos que contribuyeron a poner en marcha el negocio del ferrocarril.

Liderazgo

Si culminan con éxito las negociaciones para la fusión, el siguiente banco en importancia, que durante los últimos años ha rivalizado con Banesto en el liderazgo por recursos ajenos, el Banco Central, quedaría ampliamente desmarcado, con menos de dos billones de pesetas en sus cuentas de acreedores y una inversión crediticia de poco más de un billón de pesetas.

Según los datos contables cerrados al 30 de septiembre pasado, entre Banesto y Bilbao suman un capital de 59.831 millones de pesetas y unas reservas por valor de 195.582 millones, lo cual totaliza un cuarto de billón de pesetas en recursos propios. El Banco Central reúne algo más de 150.000 millones de pesetas entre capital y reservas.

Los bancos que negocian la fusión disponen una cartera de acciones de otros bancos y empresas valorada el pasado mes de septiembre en 174.708 millones de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de noviembre de 1987