Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Movilizaciones en Atesur Hilaturas para clarificar su futuro y su propiedad

Alrededor de 10.000 millones de pérdidas ha registrado la empresa Atesur-Hilaturas durante los últimos años en sus instalaciones de Mérida y Córdoba, donde los trabajadores han iniciado movilizaciones para descubrir quién es el propietario de la empresa y, por tanto, su interlocutor válido. Para unos, se trata de Banesto, como principal acreedor de la fábrica; otros, en cambio, creen que la sociedad pertenece a un grupo textil catalán, cuyo nombre se desconoce.Los 123 trabajadores de Mérida han comenzado a efectuar acciones de presión de cara a clarificar la situación actual y cuál será el futuro de la industria. El comité de empresa ocupó las oficinas del Banco Español de Crédito en Mérida y permanece encerrado con carácter indefinido en las instalaciones de la empresa. Ayer sábado fue convocada una manifestación de toda la plantilla en Mérida.

La dirección de Atesur presentó un expediente de regulación de empleo apoyándose en razones económicas. Al parecer, en septiembre se producía la aparente venta de la empresa a un grupo textil catalán, cuyo nombre se desconoce.

Cuando los supuestos nuevos propietarios se disponían a nombrar consejeros, apareció en escena Banesto. Éste, al parecer, argumenta que el grupo textil catalán sólo había adquirido el inmovilizado y que las acciones y el pasivo son suyos.

Para el secretario general de UGT de Badajoz, Miguel López, las pérdidas de la empresa suman en realidad 8.000 millones de pesetas, y los 2.000 restantes podrían entrar en el capítulo de beneficios.

Este punto puede ser el caballo de batalla sobre la propiedad de Atesur; bien el grupo textil catalán o Banesto, deberán hacer frente a la carga fiscal derivada de esos 2.000 millones de pesetas.

"El tema está enrarecido", ha manifestado Miguel López, quien apunta que podría ser "una maniobra de Banesto con el fin de crear una empresa fantasma que se haga cargo de Atesur, desapareciendo el banco de escena, para después dejar caer la industria sin tener ninguna implicación".

Pese al elevado endeudamiento de Atesur, la plantilla considera que la empresa es viable, hasta el punto de que la Consejería de Industria y Energía de la Junta de Extremadura está dispuesta a conceder una ayuda de 400 millones de pesetas para renovación tecnológica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de octubre de 1987

Más información

  • La empresa ha perdido 10.000 millones de pesetas