Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Conversaciones en la nunciatura

Por tercera vez desde el comienzo de la guerra, que dura ya siete años, está previsto en El Salvador un encuentro al más alto nivel entre el Gobierno y los frentes político y militar de la guerrilla, Frente Democrático Revolucionario (FDR) y Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN), que se celebrará hoy en la nunciatura apostólica de San Salvador.El presidente democristiano, José Napoleón Duarte, encabezará la delegación gubernamental, de la que forman parte los dos delfines con más posibilidades de sucederle, el ministro de Planificación, Fidel Chaves Mena, y el de Cultura, Adolfo Rey Prendes. También figura en la delegación del Gobierno el ministro de Defensa, general Eugenio Vides Casanova. Por parte de los frentes está prevista la presencia de los dos máximos dirigentes del FDR, Guillermo Ungo y Rubén Zamora, y dos de los más destacados comandantes guerrilleros del FMLN, Shafik Handal y Leonel González.

[Handal denunció ayer en Panamá la violación por parte del Gobierno salvadoreño de la tregua pactada al bombardear la ciudad de Perkín, en el norte del país, informa Efel.

La emisora rebelde Radio Venceremos denunció ya la existencia de un dispositivo militar y un cerco en tomo a la capital como un intento del Ejército de entorpecer el desarrollo del diálogo. Hace poco más de un año fracasó el intento de diálogo en Sesori, porque el Ejército ocupó la zona y la guerrilla consideró que no había garantías.

En una conferencia de prensa, los comandantes guerrilleros Leonel González y Hernán Cienfuegos advirtieron que si fracasa el diálogo "la guerra se generalizará en todo el país y tendremos que abrir nuevos frentes de combate".

Fuentes gubernamentales dejaron traslucir en San Salvador que EE UU continúa oponiéndose a los planes de paz y no ve con buenos ojos el diálogo, según se puso de manifiesto en la visita relámpago del embajador de Ronald Reagan para Centroamérica, Morris Busby.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de octubre de 1987