Sanidad inspecciona todos los puertos españoles donde se descarga haba de soja

El departamento de Sanidad Exterior del Ministerio de Sanidad está inspeccionando las instalaciones portuarias españolas donde se realizan operaciones de descarga de haba de soja. El polvo producido por la descarga de la mencionada leguminosa parece ser la causa de los 16 brotes epidémicos de asma aguda aparecidos en Barcelona desde 1979 y que han causado la muerte de 19 personas.

La medida ha sido adoptada después de que el Grupo de Colaboración del Asma de Barcelona responsabilizara al polvo producido por la descarga de producido por la descarga de haba de soja en unos silos sin filtros de una empresa situada en el puerto de los citados brotes epidémicos de asma.Dos representantes de ese grupo de investigación expusieron el pasado miércoles ante representantes del Ministerio de Sanidad de la Comunidad Europea (CE) y de 13 comunidades autónomas los trabajos realizados para determinar la procedencia y el presunto agente causante de esos brotes de asma.

Miguel Ángel de la Cal López, director general de Salud Alimentaria y de Protección de los Consumidores, ha señalado que, en las inspecciones efectuadas hasta el momento en los puertos de Santander y Tenerife, no se han detectado anomalías en la descarga de haba de soja.

También indicó que su departamento finalizará esta semana un inventario sobre los puertos españoles donde se realizan estas operaciones, con el fin de efectuar las inspecciones que permitirán determinar sí durante el proceso de descarga de esa leguminosa se libra a la atmósfera una cantidad de polvo que pueda resultar insalubre, conforme determina el reglamento de 1961.

Sanidad asumirá también la responsabilidad de prohibir nuevas descargas de haba de soja en los silos de la Estación Receptora de Granos y Semillas, SA (Ergransa), en Barcelona, instalados en el puerto de Barcelona, hasta que dispongan de filtros o se impida que el polvo que se produce al voltear esa leguminosa en el interior de aquellos silos se difunda por la atmósfera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 24 de septiembre de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50