DESAPARECE EL DIRECTOR DE 'CABARET'

Muere el coreógrafo y director de cine Bob Fosse de un ataque al corazón

Al director de cine y coreógrafo norteamericano Boh Fosse siempre le gustó vivir intensamente. Su primera película como director fue Sweet Charity, y con ella tuvo también su primer gran fracaso. Después vino Cabaret, y con ella empezaron los grandes momentos y los premios. Luego hizo Lenny, Star 80 y, sobre todo, All that jazz, una película autobiográfica en la que el protagonista es un coreógrafo que abusa de su trabajo y su vida amorosa hasta llegar a morir de un ataque al corazón. Bob Fosse murió el miércoles, a los 60 años, de un ataque al corazón, poco antes del estreno en reposición de Swwet Charity, la obra que abría la temporada teatral de Washington

Más información

La vida de Bob Fosse tiene algo de circular e irónico. La noche del miércoles se levantó el telón del teatro Nacional de Washington y fue representada en reposición la obra Sweet Charity tal como estaba previsto. Bob Fosse había estado dirigiendo los ensayos hasta ese día. Al terminar la obra se informó a los actores y al público de la muerte de Fosse. Había sufrido un desmayo y murió poco antes en el hospital de la universidad George Washington.En la película autobiográfica All that jazz (Empieza el espctáculo), Roy Scheider encarna a un coreógrafo con un intenso tren de vida que muere de un ataque al corazón, todo ello en un constante tono sarcástico, vital y profundamente humano. "Si uno no está dispuesto a poner su vida en peligro, ¿cómo se puede hacer nada importante?", dijo en alguna ocasión. Durante muchos años Fosse fumaba cuatro a cinco cajetillas de Camel al día, bebía whisky, tomaba cocaína y montones de dexedrina. "Había cierto romanticismo en todo esto. Allí estaba yo bebiendo, fumando y haciendo cosas maravillosas, y encima saliendo y acostándome con las chicas. Yo pensaba que era indestructible".

No lo era. Mientras montaba Lenny, en 1974, y ensayaba a la vez un musical de Broadway, Chicago, tuvo una ataque al corazón. Antes de someterse a esa operación Fosse dejó un testamento en el que destinaba cerca de tres millones de pesetas para una fiesta de funeral en su restaurante favorito de Broadway. Quiso que la fiesta tuviera todo el ambiente de un estreno con un cierre en negro. Siempre se le veía vestido de negro, según él porque así se notaban menos las arrugas en la camisa.

Bob Fosse fue desde muy pequeño un gran admirador de Fred Astaire, y a los nueve años bailaba en las escaleras y las pistas imitando a su ídolo. A los 13 años ya bailaba como profesional. Robert Louis Fosse (llamado así por Robert Louis Stevenson), tras 40 años de trabajo profesional en Broadway, fue uno de los pocos en ganar los tres premios más importantes que se otorgan en el mundo del espectáculo: nueve premios Tony por su labor en el teatro, tres premios, Emy por especiales de televisión y un Oscar al mejor director por su película Cabaret.

Bob Fosse se casó tres veces con tres bailarinas, pero sólo uno de sus matrimonios duró más que un éxito teatral, una experiencia de 11 años con su estrella favorita, Gwen Verdon, quien estuvo con él en sus últimos momentos. La película Cabaret, de Bob Fosse, se emitirá hoy en homenaje a su director, por TVE- 1 a las 22.15.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0024, 24 de septiembre de 1987.