El gobierno de Buenos Aires, clave de las elecciones argentinas de hoy

Fuentes de la Unión Cívica Radical (UCR), el partido en el Gobierno argentino, consideran que resultaría "muy grave" para la solidez institucional del país un triunfo peronista en las elecciones parciales de hoy para el Congreso de Diputados, gobernadores provinciales e intendentes, particularmente si Antonio Cafiero derrota al candidato radical, Juan Manuel Casella, para la gobernaduría de Buenos Aires."Esto no es Francia, Italia o España", se dice. "Aquí todo está prendido por alfileres". Tras la rebelión militar de la pasada Semana Santa, el Gobierno ha hecho esfuerzos sobrehumanos por asegurar la normalidad democrática, puesta en precario, y recibiría un severo golpe -aunque en esta ocasión lo fuera democrático- si el peronismo le arrebatara la gobernación bonaerense.

Estaríamos ante un problema más psicológico que estrictamente político, y que reflejaría muy claramente el agotamiento que se advierte en el presidente Raúl Alfonsín, a quien lo último que se le podría reprochar sería el permanecer encerrado en la Casa Rosada o en la quinta presidencial de Olivos. Dos o tres viajes por semana por el vastísimo interior del país conforman su agenda de trabajo.

Últimamente contesta y replica a ciudadanos aislados que le increpan, y su discurso es repetitivo y pesimista: "Jamás", insiste, "un presidente argentino ha tenido que afrontar el cúmulo de problemas que le ha tocado en suerte a éste".

Poco más allá de la mitad de su mandato, que finalizará en 1989, Alfonsín no parece pretender ya otra cosa que salvaguardar la República y entregar su banda presidencial a otro candidato libremente elegido.

La UCR tiene asegurada su continuidad en la gobernación de Córdoba -la segunda provincia del país-, y en el Noroeste tiene serias posibilidades de ganar las elecciones en provincias peronistas de toda la vida, como Tucumán, Santiago del Estero y Jujuy. Pero Argentina se divide todavía en 21 provincias, por un lado, y Buenos Aires, por otro. Así las cosas, la batalla bonaerense puede resultar decisiva para el futuro de los planes institucionales a largo plazo de Alfonsín.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 05 de septiembre de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50