Dámaso González se recupera de la cogida que sufrió el domingo

El matador de toros Dámaso González se recupera satisfactoriamente de la grave cogida que sufrió el pasado domingo en la plaza de La Malagueta cuando entró a matar su último toro, uno de los Miuras que reaparecían en el coso malagueño después de 40 años de ausencia.

Dámaso González sufre una herida inciso contusa transversal de 25 centímetros en el abdomen, que le afecta a la piel y al tejido celular subcutáneo. El diestro albaceteño fue visitado al mediodía por el doctor Juan Pedro de Luna en la clínica Gálvez, donde se encuentra internado. El estado de Dámaso González es bueno, en general, no tiene fiebre y la herida evoluciona con normalidad, aunque aún deberá permanecer en observación médica hasta mañana. Las mayores molestias que sufre se deben, según su hermano José, que le acompaña, a las fuertes magulladuras que tiene en el pecho y en la espalda. "Ha sido una cogida con muchísima suerte", ha declarado José González, "y en un primer momento nos temíamos algo mucho peor".

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 24 de agosto de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50