"La creíamos nuestra hermana"

"En ningún momento pretendíamos quedarnos con la niña. Inconscientemente o engañados por los médicos hemos creído siempre que era nuestra hermana. Manifestábamos nuestras dudas y nos daban una respuesta facultativa que nos hacía autoconvencernos". Así habla Antonio Trijueque, hermano mayor de la familia onubense que durante más de un mes ha acogido en su casa a María del Amor Maceda.El presunto error de identificación se inició, al parecer, en la residencia sanitaria Manuel Lois, de Huelva, hasta donde fueron trasladadas en una misma ambulancia tras esperar casi una hora su evacuación ante la escasez de estos vehículos provocada por la romería del Rocío.

Los familiares de Nieves consideran que han sido los médicos los causantes de la confusión, puesto que "al certificar la muerte de nuestra hermana, el forense no permítió que la otra familia identificara el cadáver, aduciendo que estaba desfigurado". La familia de Nieves mostró sus dudas al ver que la joven tenía la nariz hundida y engarces en la dentadura. Los médicos respondieron que se debía a las contusiones. El padre de la joven onubense insistió ante el médico, destacando que le apreciaba lunares en la espalda y que respondía al nombre de Amor. El novio de Nieves también notó diferencias con la que era su prometida.

Más información

Nieves tenía 19 años y estudiaba segundo curso de técnico de informática. La joven era la menor de seis hermanos "y la más querida". Los Trijueque han desmentido que desearan hacer una operación de cirujía estética para que se pareciera a su hija fallecida. "Esa operación fue alentada por los médicos y nosotros no hubiéramos podido pagarla por carecer de medios".

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 03 de agosto de 1987.

Lo más visto en...

Top 50