Un empleado de una gestoría de Barcelona se confiesa autor del fraude a la Generalitat

Un empleado que prestaba servicios eventuales en la gestoría de Antonio López Bosch, contra el que la Generalitat presentó una denuncia como presunto responsable de falsificación de documento público, ha reconocido haber falsificado cartas de pago y sellos oficiales correspondientes a liquidaciones del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales. Diego Micol ha hecho una declaración ante notario en la que explica de qué forma llevó a cabo las alteraciones y exculpa al gestor Antonio López y a los empleados del despacho.

La Generalitat presentó una denuncia contra el citado gestor después de que la Junta de Andalucía en Almería descubriera irregularidades en el cobro de transmisiones. La denuncia precisaba que la falsificación fue descubierta en la carta de pago de compra-venta de un edificio de Almería a favor de la compañía Proplaya. El impuesto que debió ser liquidado por este concepto era de 7.602.000 pesetas. Diego Micol explica que ideó el plan para "aliviar la difícil situación económica" que tenía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 31 de julio de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50