Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CITA EN LA CIUDAD DE LOS CANALES

Nuevas medidas para enfrentar la deuda externa

R. CLa difícil situación de los países endeudados, sobre todo tras la suspensión de pagos de Brasil, atrajo ayer la atención de los siete líderes, y, según fuentes de la delegación francesa, el comunicado final de la cumbre propondrá algunas medidas para avanzar en la solución del problema.

No obstante, existen algunas diferencias de planteamiento entre los líderes. Los dirigentes de Francia, François Mitterrand; Italia, Amintore Fanfani, y el Reino Unido, Margaret Thatcher, defendieron ayer la necesidad de establecer diferencias entre los países endeudados. Estos dirigentes proponen que se incremente la ayuda a los países subsaharianos, ya que casi la totalidad de su deuda proviene de préstamos oficiales.

Italia solicita que el tipo de interés de los préstamos a los países africanos y subdesarrollados se reduzca en 1,5 puntos. En lo que se refiere a los países en vías de desarrollo, como los latinoamericanos, Francia e Italia quieren que el FMI triplique sus ayudas estructurales, incrementándolas de 3.000 a 9.000 millones de dólares.

El presidente francés, François Mitterrand, sugirió también la posibilidad de que de esta cumbre surja una petición conjunta a los bancos para que aumenten sus préstamos al Tercer Mundo. Pero eso es Ir demasiado lejos. Así, según el portavoz de la delegación italiana se espera que el comunicado de la cumbre pida a la banca internacional el establecimiento de períodos de gracia, para no ahogar las escasas posibilidades de crecimiento de los países en vías de desarrollo.

Reservas norteamericanas

La postura norteamericana con respecto a la deuda latinoamericana es más precavida. El Gobierno de Ronald Reagan no puede olvidar que la mayoría de los grandes bancos norteamericanos, como el Citycorp y el Bankamerica, se han visto obligados a aumentar sus fondos especiales para protegerse contra el impago de sus préstamos a Latinoamérica. Reagan preferiría que de esta cumbre surgiera un comunicado que favorezca una nueva revisión del plan Baker, programa realizado por su secretario del Tesoro, James Baker.

Pero eso no parece suficiente al resto de los asistentes, sobr todo a Mitterrand y a Farifáni Por ello, el comunicado será seguramente muy poco concreto aunque resaltará la urgencia de proporcionar nuevas ayudas y préstamos a la región subsahariana.

El problema de la deuda privada latinoamericana deberá ser resuelto entre los bancos y lo propios países deudores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de junio de 1987