Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Brasil dejará de pagar intereses a partir del próximo 15 de julio

A partir del 15 de julio, los bancos oficiales de los países europeos, Japón y Estados Unidos dejarán de recibir del Gobierno brasileño las tasas de interés por créditos concedidos a este país. La noticia fue divulgada precisamente el día en que se amplió el plazo inicial de la moratoria declarada el pasado mes de febrero. No hay confirmación oficial, pero altos funcionarios del equipo de gobierno que participan en la lenta renegociación de la deuda externa brasileña la confirmaron ayer. El mismo ministro de Hacienda, Luis Bresser Pereira, con su habitual facilidad para anticipar informaciones importantes, afirmó que Brasil no recurrirá a sus reservas cambiales ni dejará de mantener las tasas de crecimiento de su economía para pagar los intereses debidos a los bancos oficiales.Brasil debería volver a pagar los intereses a los bancos de los países reunidos en el Club de París el día 15 de julio, con una parcela inicial de 100 millones de dólares. Hasta diciembre de este año, los pagos ascenderían a 570 millones de dólares. Pero, en conversaciones informales de los últimos dos días, funcionarios del Gobierno brasileño admitieron a la Prensa que no existe la menor posibilidad de cumplir con estos compromisos, a menos que el país reciba nuevos créditos.

El informe del FMI

En el regreso a Washington del equipo del Fondo Monetario Internacional (FMI) que a lo largo de las últimas semanas estuvo en Brasilia estudiando las cuentas brasileñas, los integrantes del equipo viajaron llevando en el equipaje un pedido del Gobierno de Brasil: postergar la elaboración de un informe sobre la situación económica del país hasta que el Ministerio de Hacienda concluya, en un mes, la elaboración de un nuevo plan económico con metas para aplicación a corto y medio plazo. El Gobierno brasileño sabe que el informe del FMI será desfavorable, comprometiendo seriamente las negociaciones con el Club de París. Es fundamental para la negociación con los integrantes del club que Brasil obtenga la aprobación del FMI para su nuevo plan de metas. El plan que está siendo elaborado toma como eje la necesidad de obtener el aval del FMI. Todavía no han sido divulgados los detalles del plan en marcha, pero hay consenso en Brasil de que Bresser Pereira presentará posiciones mucho más flexibles, a los ojos de los acreedores internacionales, que su antecesor, Dilson Funaro. El acercamiento acelerado del país a las tesis y posiciones defendidas por el FMI pasó a ser considerado, en las últimas dos semanas, como una posición "realista" por los mismos integrantes del Gobierno que en tiempos del ministro Funaro consideraban cualquier negociación junto al Fondo como una especie de traición a los intereses nacionales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de mayo de 1987