El Gobierno militar de Fiyi instaurará mañana una nueva Constitución

El nuevo Gobierno militar de Fiyi tiene previsto instaurar una Constitución que impida a la comunidad de origen indio dominar futuros Gabinetes, según manifestó ayer el líder rebelde, teniente coronel Sitiveni Rabuka. Este declaró que había encabezado el golpe del pasado jueves contra un Gobierno dominado por la población de origen indio en interés de los indígenas fiyianos y su cultura.

De acuerdo con las manifestaciones del nuevo hombre fuerte del país, la Constitución puede ser presentada mañana. A continuación se organizará un referéndum para aprobarla, y poco después, se convocarán elecciones generales.Por su parte, la reina Isabel II de Inglaterra ha pedido al gobernador general de Fiyi, sir Penaia Ganilau, que permanezca firme contra los rebeldes que se hicieron con el poder en el reciente golpe de Estado, según fuentes próximas al representante de la reina británica. La reina, que es también la jefa de Estado de Fiyi, ha estado en contacto directo con el gobernador general desde que se produjo el golpe, hace tres días.

De acuerdo con las fuentes citadas, Isabel II ha aconsejado a Ganilau que mantenga su negativa a reconocer el Gobierno militar instaurado por Rabuka y el ex primer ministro sir Kamisese Mara, nombrado ahora titular de Asuntos Exteriores Otras fuentes cercanas a la Casa de Gobierno, sede del gobernador, aseguran que la reina ha hecho un llamamiento a los rebeldes para que reinstauren el Gobierno de Timoci Bavadra en un plazo de 90 horas. En Londres, el portavoz de la reina ratificó que ésta había mantenido contactos directos con Ganilau, pero se negó a precisar el contenido de los mismos.

Rabuka se hizo con el poder el pasado jueves, cuando secuestró a punta de pistola en el Parlamento al primer ministro Timoci Bavadra y a su Gabinete de coalición.

En las elecciones celebradas hace un mes, el Partido Laborista de Bavadra se alió con el predominantemente indio Partido de la Federación Nacional para derrotar al Gobierno del Partido de la Alianza, que presidía Mara. Mara había permanecido en el poder durante 17 años.

Ganilau se negó a reconocer al ilegal gobierno militar y declaró el estado de emergencia. El gobernador general pidió tanto a civiles como a militares que mostraran su apoyo a la jefa del Estado. Pero su declaración ha tenido poco efecto en Suva y Ganilau permanece en la majestuosa Casa de Gobierno, donde ayer recibió la visita de Rabuka y Mara. El ministro de Información, Ahmed Alí, manifestó ayer que no es cierto que Ganilau se encuentre sometido a arresto domiciliario tal como aseguraban algunos panfletos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 16 de mayo de 1987.

Lo más visto en...

Top 50