FERIA DE SAN ISIDRO

Toros con poder.

Varios de los toros de Peñajara, lidiados ayer, sacaron poder y derribaron con estrépito a los caballos. Luego, los jinetes de esos caballos machacaron con estrépito el espinazo de esos toros poderosos. Los hubo que les hacían tremendos ojales en los costados- y uno, llamado El Pimpi, marraba la puya al tirarla, y se deslizaba, cortante y cruenta, hasta la culata de la res. Ayer no sólo se picó trasero; sepicó barripero, riñonero, colero ... ¡Todo era toro para la acorazada de picar!

Más información

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 15 de mayo de 1987.