Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat cambia las bases de sus premios para jóvenes tras la querella contra un ganador

La Generalitat ha introducido una nueva cláusula en las bases de los distintos concursos para jóvenes, según la cual el Instituto Catalán de Servicios a la Juventud "se reserva la facultad de excluir del concurso aquellas obras que por su contenido puedan atentar contra los principios constitucionales y/o estatutarios". La modificación ha sido introducida como consecuencia de la querella presentada por el fiscal contra el dibujante David Parcerisa, ganador del tercer premio del Concurso Juvenil de Historieta del pasado año, por supuestos delitos de ultraje a la nación e injurias al Rey y a los cuerpos del Estado. La Associació de Joves Escriptors ha recomendado a sus asociados que no se presenten a dichos premios.En la nota hecha pública por la Associació de Joves Escriptors (AJE) se califica la cláusula introducida en las bases del IV Concurso Juvenil de Historieta de "desprecio hacia la libertad de expresión -por lo que se refiere a los contenidos- que nos recuerda aires hispánicos de hace unos años". "Se trata", añade la nota, "de un caso de censura claro y contundente y por lo tanto inadmisible". Por todo ello, la asociación "se ve obligada a recomendar a nuestros asociados que no se presenten a este premio". El texto difundido no hace referencia a otros concursos, como los de narrativa y poesía en cuyas bases también ha sido introducida la conflictiva cláusula.

Para Carles Molins, ex secretario de la AJE, "la cláusula obliga a entrar en unas elucubraciones políticas absolutamente intolerables. La Generalitat ha cedido antes presiones centralistas por lo que el supuesto tema libre de los trabajos a presentar deja de serlo". Según Molins, varios de los miembros del jurado del concurso, a los que ha sido remitido el escrito con ruego de que se replanteen su participación en el mismo, han respondido favorablemente: "Jesús Blasco, que ha soportado diferentes querellas, se mostró indignado por la cuestión".

Ignasi García, gerente del Instituto Catalán de Servicios a la Juventud (ICSJ), entidad de la Generalitat que convoca los premios, manifestó su extrañeza ante la queja de los jóvenes escritores: "Si analizan las bases de los diferentes concursos, de literatura, música, teatro... observarán que en todos ha sido introducida la cláusula. Queremos señalar que las decisiones de los distintos jurados han sido siempre tomadas con plena libertad. Por lo que se refiere a la querella contra David Parcerisa prefiero por prudencia no hacer declaraciones, a la espera de ver cómo se suceden los acontecimientos".

Parcerisa, de 20 años, ganó el tercer premio del Concurso Juvenil de Historieta del pasado año por su trabajo titulado F.O.E. (Fuerzas de Ocupación Españolas), en el que una pareja de jóvenes que realizan pintadas firmadas por las siglas MDT (coincidentes con las del grupo Moviment de Defensa de la Terra) son atacados por un grupo de ultraderechistas, quienes, en connivencia con la policía, lanzan en un determinado momento vivas a España, al Rey y a Franco. Como parte del premio, la historieta fue encartada en el número de verano de la revista Cairo, que tuvo un tiraje de 20.000 ejemplares. El 30 de septiembre del pasado año, se ordenó desde el ICSJ la retirada de la edición, distribuida ya parcialmente.

Pregunta en el Parlament

El hecho fue motivo de una pregunta en el Parlament por parte del Grupo Socialista, quien en la sesión plenaria del 13 de noviembre y por medio de su diputado Francesc Casares, consideraba que se trataba de una "agresión contundente contra una institución". Cerrado el caso en el Parlament, el pasado 17 de marzo el fiscal presentó una querella ante el Juzgado de Instrucción número 14 de Barcelona por los supuestos delitos de ultraje a la nación, injurias al Rey y a los cuerpos del Estado.Pese a la gravedad de las acusaciones, el mismo fiscal solicitaba presión preventiva para Parcerisa, de la que podría librarse previo pago de una fianza simbólica de 1.000 pesetas. En el escrito de la fiscalía se anunciaba además la petición de un indulto para el dibujante, por entender que actuaba de buena fe y con escaso grado de malicia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de abril de 1987