Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rublos, dólares, marihuana y sexo

Una antigua empleada norteamericana de la Embajada de Estados Unidos en Moscú ha contado que los marines que protegían la sede diplomática solían vender a los soviéticos equipos estereofónicos y otros productos llegados de Occcidente. En la embajada podían convertir los rublos en dólares al cambio oficial, lo que les proporcionaba enormes beneficios.Según otros empleados de la embajada que no han querido identificarse, un joven inglés, invitado de un diplomático norteamericano, entró una vez en la delegación diplomática y encontró a un sargento de marines acostado con una empleada de servicio soviética. Aunque el inglés informó del hecho, la embajada no tomó ninguna medida contra el marine hasta un mes más tarde, y apenas si fue una reconvención.

Otro empleado de la embajada, hablando de las habitaciones lujosas de los marines, dijo: "Por aquí, los marines son como reyes, pueden comportarse como quieran". Y añadió que en 1985 y 1986, marines de una unidad de seguridad fumaban con frecuencia marihuana.

[El portavoz del Ministerio de Exteriores soviético, Guenadi Guerasimov, expresó su satisfacción sobre el caso, según la revista Time. "_Los soldados que vencieron en Granada han sido superados por el encanto de las espías rubias", dijo.]

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de abril de 1987