El libro-juego reafirma su expansión en la Feria del Libro de Bolonia

El libro-juego para jóvenes continúa siendo un sector editorial en expansión, como demuestra la abundancia de nuevas propuestas que giran a su alrededor en la Feria del Libro Infantil de Bolonia. Si el gran boom de este tipo de publicaciones se produjo en Europa hace unos tres años, aún hoy los editores buscan nuevas ideas para explotar una inteligente fórmula de lectura activa y participativa.

La gran preocupación de los editores infantiles y Juveniles apreciable en esta feria italiana, sigue siendo una sola: estimular la creatividad de los jóvenes lectores a través de las más variadas y espectaculares propuestas.Un libro-juego es lo que su propio nombre indica: un libro que obliga a jugar a quien lo lea o, dicho con palabras de Umberto Eco -quien, por cierto, uno de estos días se dejará caer por la feria- una obra abierta que obliga a escoger determinados recorridos de sentido dejando de lado muchos otro posibles. El lector se mete en la piel del protagonista y empieza a optar: por ejemplo, de una larga lista de objetos, el príncipe aventurero escogerá cinco y con ellos iniciará un fabuloso viaje. Según lo que quiera hacer hacer a su personaje, el lector se dirigirá a una u otra página del libro...

Desde sus orígenes, el libro-juego ha ido evolucionando. El modelo primitivo, muy sencillo en sus características, fue lanzado por la editorial neoyorquina Bentam y poco después fue traducido al castellano por la casa barcelonesa Timun Mas. Fue un éxito que pronto encontraría seguidores: Altea se lanzaría a publicar los libro-juegos de la inglesa Penguin (hasta la fecha han aparecido una veintena de títulos), al tiempo que la división infantil de Ariel sacaría la colección Tú descubres el enigma y el primer comic-juego existente en el mercado, Tú vives la aventura, de Sotillos-Nabau.

Para Bianca Pitzorno, autora de La incredibile storia di Lavinia, publicada por la Editoriale Libraia de Tríeste, puntera en el sector italiano del libro-juego, se trata de una fórmula indudablemente válida. "Adolece, sin embargo", comenta la escritora, "de un excesivo esquematismo o falta de matices en la elaboración de los personajes. O son buenos o son malos, no existe el término medio". Pese a ello, Pitzorno opina que "es un excelente medio para saber cómo está hecha una narración, y a partir de ahí, pasar a inventar una nueva. Precisamente, la Editoriale Libraia ha sacado recientemente un libro que se limita a dar instrucciones para construir una historia original partiendo de cero". La escritora se muestra convencida de las muchas posibilidades pedagógicas de estas ediciones.

La prueba indudable de que el sector puede aún dar de sí es que el coloso italiano del mercado infantil y juvenil, Mondadori, ha sacado al mercado su primer libro-juego, a un precio tirado (apenas unas 300 pesetas) y con una masiva distribución a través de los quioscos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0003, 03 de abril de 1987.