Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El artista César Manrique deberá pagar 44 millones de pesetas a Hacienda

El artista César Manrique deberá pagar al Ministerio de Hacienda una deuda de 44 millones de pesetas debido a posibles errores cometidos en sus declaraciones de renta de los años 1979 a 1983. Según su abogado, Angel Gimerá Ravina, las omisiones de sus ingresos en dicho período habría que atribuirlas, en todo caso, a la mala gestión de su administrador, que ha sido despedido.

El pintor había recibido hace varias semanas una inspección de Hacienda en la que se apreció la existencia de una diferencia a favor del Estado de 38 millones de pesetas, que no habían sido sufragados por dicho contribuyente, al parecer, por negligencia del que era responsable de sus negocios.Estos 38 millones se incrementarán en otros seis millones de pesetas por los intereses que generará la moratoria solicitada por el artista a la dirección general de Recaudación del ministerio de Hacienda.

El pintor, reciente ganador del premio Europa Nostra, que le concedió el Consejo de Europa por su valor de conservación ecológica en el desarrollo urbanístico de la isla de Lanzarote, atraviesa una importante crisis económica, ya que a la reclamación de Hacienda se une la existencia de un descubierto de varias decenas de millones de pesetas en una cuenta corriente de la que es titular y de cuya circunstancia no había tenido noticias hasta hace pocas fechas.

Manrique fue informado en los últimos meses de que El Almacén, entidad cultural de gran prestigio internacional, de la que era propietario, había generado, sin su conocimiento, un importante saldo negativo en una entidad bancaria, debido a una gestión de su ex-administrador, contra el que no ha querido entablar ninguna acción judicial debido a la amistad que les unía.

Manrique desconocía las actas de Hacienda en las que se le reclamaba en los últimos años sus obligaciones tributarias, ya que las mismas eran firmadas por el que entonces era su administrador. El cabildo insular, con el que el artista hacolaborado en todos los proyectos turísticos de Lanzarote, le ha prestado una ayuda en tales circunstancias difíciles suscribiendo un alquiler de la citada instalación cultural.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de abril de 1987