Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS DISTURBIOS DE REINOSA

Desesperada respuesta a una reconversión

La importancia de la industria Forjas y Aceros para la localidad cántabra de Reinosa es decisiva teniendo en cuenta que emplea a 1.763 de los 13.000 habitantes del pueblo. El alcalde de la población es el socialista Daniel Mediavilla de la Hera.El pueblo vive desde hace largos meses un clima de enorme tensión social y laboral a causa del constante decrecer de sus industrias. 2.000 puestos de trabajo se han perdido en el curso del último bienio a causa de la reconversión industrial, que, al no haberse cerrado, puede originar, en próximos meses, nuevas bajas no inferiores a otros 1.000.

El plan de reconversión siderúrgica de Forjas y Aceros de Reinosa, que finalizará a finales de 1988, prevé una reducción de 463 puestos de trabajo de los 1.763 que existen en la actualidad. Su elaboración corrió a cargo de Enrique Antolín, que lo presentó al comité de empresa, integrado por 23 trabajadores, 12 pertenecientes a Comisiones Obreras, 8 en representación de UGT y 3 de Fuerza Nacional del Trabajo.

Durante el año 1985 la empresa tuvo pérdidas por valor de 3.500 millones de pesetas. En 1986 rebajó sus números rojos en 900 millones de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de marzo de 1987