Mayoría de películas de bajo presupuesto entre las candidatas al Oscar

El mundo cinematográfico norteamericano se ha sorprendido de que cuatro de las cinco películas candidatas en la 59ª edición de los oscars sean producciones de muy bajo presupuesto. A excepción de La misión, cuyo coste alcanzó los 24 millones de dólares (unos 3.100 millones de pesetas), los gastos de producción de Platoon, Hannah y sus hermanas, Una habitación con vistas y Children of a lesser god no han sobrepasado los nueve millones de dólares (menos de 1.200 millones de pesetas), cuando el coste medio de cualquier película de Hollywood es de 16 millones (más de 2.000 millones).

Otra de las sorpresas de esta edición de los famosos oscars es que tres de los directores candidatos están considerados como el calco más claro de lo que no es un director de Hollywood. Éste es el caso de Woody Allen (Hannah y sus hermanas), James Ivory (Una habitación con vistas) y Oliver Stone (Platoon), el gran triunfador de la semifinal de los oscars. Stone se paseó durante más de 11 años con su historia sobre Vietnam por todos los espacios de Hollywood sin que nadie le hiciera el más mínimo caso. El pasado año una productora inglesa -Hemdale Pictures- se decidió a rodar esta película que es un calco de la experiencia personal de Stone, el único director de cine que posee un oscar -El expreso de medianoche- y un Corazón Púrpura, la medalla que otorga este país a sus soldados heridos en combate. Platoon, que está atrayendo a miles de norteamericanos a las salas de cine, sólo costó seis millones de dólares (menos de 780 millones de pesetas) y se perfila como la más seria candidata al Oscar final.Esta historia sobre la crueldad de Vietnam ha gustado tanto como ocurrió con Una habitación con vistas y mucho más que el amor entre William Hurt y una sordomuda, Marlee Matlin, reflejado en Children of a lesser god, sus principales adversarios y cuyos presupuestos se ciñeron a los tres y siete millones de dólares, respectivamente (390 millones y 910 millones de pesetas, aproximadamente). Woody Allen también demostró que puede hacer un buen cine con poco dinero y su historia sobre tres hermanas neoyorquinas costó sólo, nueve millones (alrededor de 1. 170 millones de pesetas).

Children of a lesser god es la única película de las candidatas como mejores producciones del año que aún no ha sido estrenadas en España. Ahora Hurt, que el pasado año recibió el Oscar al mejor actor en su interpretación en El beso de la mujer araña, intenta enseñar a hablar a una sordomuda, de la que se enamora perdidamente, y no sólo en la pantalla, sino también en la vida real. Hurt y Matlin, que viven juntos desde que rodaron la película, son los candidatos a mejor actor y actriz y son, sin duda, la pareja del año en Estados Unidos.

En la categoría de mejores actores ha sorprendido la candidatura de James Woods, que en Salvador, también de Oliver Stone, interpreta a un periodista adicto a la guerra; la de Bob Hoskins, un desesperado que queda cautivado por una prostituta de alta sociedad en Mona Lisa, y la de Dexter Gordon, que en su primera película, Round midnight, interpreta a un saxofonista que decide suicidarse consumiendo alcohol. Paul Newman es el quinto en discordia por su interpretación en El color del dinero. Newman, el perenne candidato a este Oscar que nunca ha conseguido, ha desbancado a su compañero de reparto, Tom Cruise, el héroe de Top Gun. Paul Newman, que el pasado año recibió la estatuilla honorífica, repite en El color del dinero la historia de un gran jugador de billar, Fat Eddie Felson, que es una continuación de El buscavidas, una de sus mejores películas. El color del dinero está dirigida por Martin Scorcese. Jane Fonda, con The morning after, Katheleen Turner, con Peggy Sue se casó; Sigourney Weaver, con Aliens, y Sisy Spacek, con Crimes of the heart, son las heroínas de las candidaturas de este año, además de Marlee Matlin.

Estreno pendiente

Las películas de Turner y Weaver han sido estrenadas en España, lo que no ha sucedido con Crimes of the heart, donde Sisy Spacek ha superado la gran interpretación de sus dos compañeras de reparto, Diane Keaton y Jessica Lange. Las tres actrices, ganadoras en anteriores ediciones de los oscars, interpretan a tres hermanas que se reúnen en torno a un padre moribundo. Spacek, la más joven, está además acusada de intentar asesinar a su esposo, al que ofrece limonada después de haberle agujereado el costado con un revólver del 35.David Linch, director de Blue velvet; Roland Joffle, de La misión; Alen, Stone e Ivory son los candidatos al premio a los mejores directores del año. La Prensa norteamericana, que ha apoyado constantemente el trabajo de Linch, ha elogiado también las candidaturas de los otros directores.

La película española La mitad del cielo, dirigida por Manuel Gutiérrez Aragón, quedó descolgada en su lucha en la semifinal al Oscar a la mejor película de habla no inglesa. En este capítulo, Hollywood eligió a The assalt (Holanda), una historia de nazis; Betty blue (Francia), el relato de una mujer que quiere ser novelista; El declive del imperio americano (Canadá), las relaciones sexuales de un grupo de estudiantes; My sweet little village (Checoslovaquia), una comedia sobre un pueblo de chismosos, y 38 (Austria).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS