Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Acuerdo de los ministros comunitarios sobre los excedentes de mantequilla

Los ministros de Agricultura de los doce aprobaron ayer un ambicioso plan para deshacerse de los costosos excedentes de mantequilla almacenada, a pesar de la oposición de la delegación española, encabezada por Carlos Romero. Los responsables de la Europa verde no consiguieron ponerse de acuerdo sobre la puesta en práctica de la decisión tomada en diciembre sobre la reducción de la producción lechera de aquí a dos años en un 9,5% y las medidas socioestructurales de acompañamiento.

Para lograr un compromiso antes de que expire a finales de mes el plazo que ellos mismos se habían fijado, los ministros acordaron celebrar un Consejo extraordinario el próximo 23, dos semanas antes de que se reunan sus homólogos de Finanzas para examinar el acuerdo de ayer sobre la eliminación de la mantequilla almacenada ,que también tendrá que ser aprobado por el Tribunal de Cuentas de la CE.España tiene justamente la, intención de dar la batalla en el Consejo de Finanzas, según anunció Romero, para intentar evitar pagar parte del costo de la liquidación de las "montañas" de mantequilla que sus ganaderos no han contribuido en absoluto a generar.

Portugal, que también rechazaba al principio el compromiso apalabrado, acabó aceptándolo después de que la Comisión Europea hiciese una declaración en la que hace hincapié en el necesario respeto del equilibrio financiero para cada Estado miembro pero el número dos" de la delegación española, Jordi Carbonell, aseguró que equivalía a "proponerte acostarte con mi mujer y fijar después el precio".

El plan de eliminación del 75% de los 1,35 millones de toneladas de mantequilla almacenados en depósitos-nevera públicos -equivalente a un año de consumo por parte de los 320 millones de ciudadanos de la CE- supone un desembolso directo para los doce Estados miembros de 1200 millones de ECU (unidad de cuenta europea equivalente a 147 pesetas) porque el penoso estado de las arcas comunitarias no permite otra financiación.

El Ejecutivo europeo abonará, por obstante, intereses del 6%. o 7% a los Estados por sus adelantos y les devolverá cada año, a partir de 1989, el 25%. de las cantidades que hayan desembolsado. A Alemania Federal le corresponderá sufragar la mayor parte -el 30%-, seguida por Francia que deberá contrubuir con un 14% mientras España tendrá que aportar, según las primeras estimaciones, unos 29.400 millones de pesetas. La liquidación de los "stocks" se hará subvencionando la exportación de 400.000 toneladas a terceros países, especialmente los del Este, y destinando una cantidad equivalente a la alimentación del ganado, sobre todo de las vacas. Otras 130.000 toneladas podrán ser vendidas a precio reducido a jubilados, parados y personas de escaso poder adquisitivo y las 100.000 toneladas restantes tendrán una utilización industrial.

El Consejo de Ministros también logró ponerse de acuerdo sobre las modalidades de aplicación de la reforma del mercado común de la carne de vacuno cuyo principio aprobaron hace un mes y que prevé fundamentalmente limitar las intervenciones para sostener los precios. En España también experimentan una disminución pero como es proporcionalmente menor la medida significa, según Romero, "dar un gran paso hacia la igualación" de sus precios de intervención con los de la CE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de febrero de 1987

Más información

  • El titular español se opuso al compromiso