Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL CONFLICTO DE LAS ENSEÑANZAS MEDIAS

La huelga de estudiantes fue general en toda España

Los alumnos de los centros públicos de enseñanzas medias de la mayor parte de España secundan desde ayer con carácter general la huelga convocada por el Sindicato de Estudiantes y diversas coordinadoras regiones. El conflicto afecta también a los centros privados en algunas provincias. Tan sólo en La Rioja y en Baleares no se registraron paros ayer. El Ministerio de Educación y Ciencia reconoció la amplitud del conflicto en todo el territorio, escolar de su competencia. En numerosas ciudadades los estudiantes se manifestaron por las calles, provocando cortes de tráfico. En Bilbao, Ia policia autonómica volvió a cargar con dureza contra los manifestantes.

Con independencia de a qué convocatoria de huelga respondan (la del Sindicato de Estudiantes, limitada a los días compredidos entre el martes y el viernes, o la de la Coordinadora de Estudiantes de, Enseñazas Medias, que: propuso un paro de duración indefinida) los alumnos de todos, los cursos de BUP y FP y los del, curso (le orientación universitaria (COU), aunque estos últimos, un tanto a regañadientes, paralizaron ya desde el lunes la actividad docente en sus centros. Los estudiantes asisten a los institutos para celebrar asambleas y, planear nuevas acciones de protesta como encierros, cortes de tráfico y piquetes informativos.Los estudiantes catalanes realizaron diversas asambleas, en las que acordaron sumarse a partir de hoy a la huelga, que ya. ayer, según el Sindicato de Estudiantes, afectó al 90% de los alumnos. Sin embargo, un portavoz del Departamento de Enseñanza dijo que la actividad había sido prácticamente normal.

En Andalucía, la huelga fue seguida por el 88% del alumnado -algo más de 200.000 del total de 239.000- de los institutos públicos, según datos de la Junta de Andalucía. La protesta de los estudiantes de enseñanza media de Sevilla podría unirse mañana a la de los universitarios de esta ciudad si ambos colectivos deciden realizar una manifestación conjunta mañana.

Galicia, donde el seguimiente de la huelga es también general en los centros públicos, es donde más repercusión ha alcanzado en los colegios privados.

En Castilla y León, la huelga fue seguida de forma generalizada en los centros oficiales y tuvo menor incidencia en losi privados. Se registraron manifestaciones en Valladolid, con una asistencia de entre 8.000 y 10.000 estudiantes; Salamanca, con uno; 2000 manifestantes; PaIencia 1.200 y una protesta con lanzamiento de huevos contra la fachada de la delegación del ministerio, y Zamora, con sólo unos 200 estudiantes.

Los estudiantes de Valencia finalizaron ayer su semana de huelga con una manifestación multitudinaria, en la que participaron 35,000 alumnos y en la que fueron intervenidos dos cócteles molotov sin utilizar. También fue general el paro en Cantabria, Asturias, Aragón, Extremadura, Navarra, Castilla-La Mancha, Canarias y Murcia, con manifestaciones en las principales ciudades.

Origen del conflicto

El conflicto, que tiene su origen en la protesta de grupos minoritarios de estudiantes universitarios contra la limitación del acceso en la mayoría de los facultades y escuelas, alcanzó mayor repercusión cuando el protagonismo de las movilizaciones fue asumido por los estudiantes de enseñanzas medias. El crecimiento de la protesta contra la selectividad ha sido incesante, sobre todo a partir del 4 de diciembre, el mismo día en que medio millón de estudiantes se manifestaban en París contra un proyecto de reforma universitaria, y cuando organizaciones estudiantiles, hasta entonces prácticamente desconocidas, consiguieron movilizar a decenas de miles de estudiantes.La plataforma reivindicativa se concretó, a partir de entonces, en la exigencia del mantenimiento de los exámenes de septiembre, la admisión de todos los alumnos que no obtuvieron plaza en los centros elegidos en primera opción, la anulación de las normas disciplinarias contenidas en las instrucciones de comienzo de curso para los centros de enseñanzas medias, la derogación de la legislación sobre la selectividad, la congelación de las tasas académicas y la exigencia de más presupuestos para la enseñanza.

A estas reivindicaciones el ministerio de Educación y Ciencia, casi siempre a través de su secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, respondió aceptando la anulación de la normativa sobre régimen disciplinario, la confirmación de que no se van a suprimir los exámenes de septiembre y la promesa de que no crecerán las tasas del próximo curso por encima del 5%, que es el porcentaje del crecimiento del costo de la vida previsto por el Gobierno para 1987. La Administración prometió también incrementar la cuantía de las becas en un 25%, pero ha reiterado en varias ocasiones que tanto la selectivÍdad como la limitación de plazas en los centros universitarios son cuestiones innegociables. Para las organizaciones estudiantiles, estas reivindicaciones son "fundamentales e irrenunciables"

Por otra parte, el ministerio ha prometido mejorar la regulación del acceso a la universidad, pero dentro de la reordenación general del sistema educativo.

Un portavoz del departamento aseguró ayer que su titular, José María Maravall, "que cuenta con la plena solidaridad del Gobierno", ha reafirmado su propósito de atender a "todas las demandas sociales implícitas en las reivindicaciones de los estudiantes, pero que las de carácter académico han de enmarcarse en la futura ley de Ordenación del Sistema Educativo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de enero de 1987