Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El general Veguillas es el máximo candidato a ocupar la Dirección de Política de Defensa

El capitán general de Valladolid, Francisco Veguillas Elices, es el máximo candidato para ocupar la Dirección General de Política de Defensa, cargo vacante desde que el almirante Fernando Nárdiz fue nombrado jefe del Estado Mayor de la Armada el pasado mes, según informan fuentes oficiales del Ministerio de Defensa. El puesto es clave en las negociaciones sobre el futuro de las bases y sobre la aportación militar española a la OTAN. Además, esa dirección dependerá directamente de Serra, y no del jefe del Estado Mayor de la Defensa, como ocurre en la actualidad.

Veguillas, de 61 años, es considerado un hombre de confianza de Serra, ya que fue jefe de su gabinete técnico desde febrero de 1983 hasta el pasado mes de marzo. Ese mes ascendió a teniente general y fue nombrado capitán general de Valladolid. A raíz de este nombramiento pidió su pase adelantado a la reserva el general de división Fernando Yrayzoz, entonces inspector del arma de Infantería, quien entendió que era el quien debía haber ascendido a teniente general.El cargo de director general de Política de Defensa ha sido en estos últimos años uno de los puestos más importantes del ministerio, y en la actualidad es probablemente el de mayor trascendencia, ya que entre sus actividades figura la realización de los estudios técnicos relacionados con el futuro de la presencia militar estadounidense en España y con la aportación militar española a la OTAN, así como con la elaboración del Plan Estratégico Conjunto (PEC). Precisamente estos tres aspectos son los que hoy configuran la política gubernamental en el área de la defensa nacional.

Dependiente de Serra

El puesto, por otro lado, cobra especial significación en estos momentos, ya que el próximo mes está prevísto que el Consejo de Ministros apruebe la modificación del real decreto de reestructuración del Ministerio de Defensa, y gracias a esa modificación, la Dirección General de Política de Defensa, ahora inmersa en la llamada rama militar del departamento, pasará a depender directamente del titular del ministerio. El decreto fue aprobado en febrero de 1984, y según se dijo entonces, el almirante Ángel Liberal, entonces jefe del Estado Mayor de la Defensa, exigió que la citada dirección general dependiera de él.

Francisco Veguillas ha pasado gran parte de su carrera militar en el Cuartel General del Ejército de Tierra y en la Junta de Jefes de Estado Mayor. Diplomado en Estado Mayor, geodesia y defensa antinuclear, estuvo como agregado militar en la Embajada de España en Washington y realizó varios cursos de especialización en EE UU. El actual capitán general de Valladolid, que habla inglés, ha acompañado a Serra en casi todos sus desplazamientos y visitas oficiales al extranjero y está considerado un hombre de talante abierto.

Con motivo de su ascenso a teniente, general, en algunos ámbitos militares se acusó a Serra de practicar el amiguismo. Al respecto, Veguillas destacó la profesionalidad de Yrayzoz y añadió: "En todo caso, es una situación molesta en la que yo no soy el más indicado para pronunciarme".

Cuando tomó posesión de su cargo como capitán general de Valladolid -acto en el que manifestó su "inquebrantable adhesión y, lealtad al ministro de Defensa, al Gobierno y al Rey"-, Veguillas fue preguntado sobre la existencia en España de supuestas tramas militares golpistas, a lo que el general respondió: "Hace tiempo que dejé de creer en brujas". El mismo día, el general se autodefinió como "un hombre abierto y profesional del Ejército que busca sobre todo la mayor eficacia, cosa", dijo, "que no se consigue dando voces".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de diciembre de 1986

Más información

  • El cargo, clave para las negociaciones sobre el futuro de las bases, dependerá directamente de Narcís Serra