Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal pide 27 años de cárcel para dos 'cabezas rapadas' por un asesinato

El fiscal ha solicitado penas de 27 años de cárcel para dos jóvenes skin heads (cabezas rapadas). Roberto Martínez Cervera y José Antonio Argudo Serra, de 20 y 19 años de edad, respectivamente, a quienes considera autores de la muerte de un mendigo que pasaba la noche en una casa deshabitada de Valencia. Para el ministerio público, los hechos, ocurridos en la madrugada del 26 de octubre de 1985, constituyen un delito de asesinato, de lo que discrepan radicalmente ambas defensas.Los skin heads constituyen un movimiento contracultural y de resistencia al sistema social vigente. Suelen hacer uso de símbolos nazis y de la violencia.

Divertirse

El fiscal considera que ambos procesados entraron casualmente en una casa deshabitada y en ruinas del barrio del Carmen, donde pasaba la noche un grupo de vagabundos. Para divertirse, los skins despertaron y golpearon a uno de ellos, Francisco Palanques, de 58 años. El mendigo huyó subiendo al piso superior, hasta donde fue seguido, y fue empujado al vacío desde un balcón sin barandilla. Después, según el fiscal, los procesados incendiaron un colchón y lo colocaron "con deliberado propósito de acabar con su vida" sobre el cuerpo inconsciente del anciano, que falleció un día después a causa de las quemaduras.Francisco Davó, abogado de Roberto Martínez, considera infundadas estas conclusiones. Cree el letrado que ambos jóvenes estaban completamente ebrios y que prendieron fuego al colchón para iluminar el lugar poco después de entrar. Admite que Argudo golpeó al mendigo, pero sostiene que éste cayó sin ser empujado sino por la oscuridad y su miedo. Los skins huyeron entonces y Argudo, en su carrera, dio un puntapié al colchón encendido, que cayó accidentalmente sobre el cuerpo del agredido. Davó pide para su defendido dos años, cuatro meses y un día de prisión por un delito de lesiones, con la atenuante de embriaguez no habitual.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de diciembre de 1986