50.000 personas visitaron la antológica de Pablo Serrano en Zaragoza

La Fundación Museo Pablo Serrano, que albergará unas 500 obras donadas por el escultor a Aragón, ha iniciado sus actividades de cara al público con una antológica del artista. La exposición, representativa de las distintas etapas creadoras de Pablo Serrano, ha sido visitada por casi 50.000 personas durante su permanencia, hasta el 31 de octubre, en el palacio de la Lonja de Zaragoza.

Del 6 al 24 de noviembre estará expuesta en el Museo Provincial de Huesca, y del 28 de noviembre al 14 de diciembre, en el Museo Provincial de Teruel. La exposición ha sido solicitada ya por diversas ciudades de otras comunidades autónomas, según manifestó José Luis Lasala, director de la fundación.Siguiendo un orden cronológico, la muestra contiene obras representativas de las diferentes etapas del escultor: Unidades yunta, Los fajaditos, Ordenación del caos, El drama del objeto y la quema del objeto, Bóvedas para el hombre, Divertimento con Picasso, 12 guitarra y el cubismo, Los panes e Interpretaciones al retrato, apartado en el que figuran las cabezas de Camilo José Cela, José Luis L. Aranguren y Antonio Machado.

La exposición forma parte de las Rutas culturales de otoño programadas por el Gobierno aragonés, y han colaborado en su montaje los Ayuntamientos de Zaragoza, Huesca y Teruel, así como el Banco Zaragozano.

Por otra parte, el Ayuntamiento de Zaragoza acordó en un pleno contribuir con 45 millones de pesetas a la financiación de la fundación museo. Los primeros 15 millones se entregarán en 1987, y el resto, en anualidades de cuatro millones de pesetas. Asimismo, el Gobierno regional destinó a tal fin 50 millones de pesetas, por lo que las obras de acondicionamiento de la sede de la fundación -en los talleres del Hogar Pignatelli, donde el padre del escultor fue maestro de taller- saldrán a subasta próximamente y podrían estar concluidas el próximo mes de mayo.

Museo vivo

La Fundación Pablo Serrano se constituyó oficialmente el 29 de julio de 1985. Surgió como consecuencia del deseo expresado en los últimos años por el escultor de donar al pueblo de Aragón la totalidad de su obra. Forman el patronato y sus órganos rectores representantes de la cultura, estamentos sociales y políticos de la región aragonesa.La fundación será, según expreso deseo de Pablo Serrano, no sólo un centro de exposición permanente de su obra, sino también, y sobre todo, un museo vivo, estimulante y abierto a la creatividad, de investigación y de difusión cultural. Contará con una bibliografla sobre el escultor, así como con escritos, cartas y otros de sus documentos. La fundación desarrollará múltiples actividades en los apartados de cine, vídeo, artes plásticas y publicaciones para dar a conocer la vida y la obra de Pablo Serrano.

Aunque tras la muerte del escultor, ocurrida el mes de noviembre del año pasado, se especuló con que pudieran surgir problemas para poner en marcha la fundación museo, tanto sus herederos como las instituciones que forman parte del patronato han expresado su firme deseo de continuar adelante con el proyecto. La intervención de la pintora Juana Francés, viuda del escultor, ha sido decisiva. Ella y el hijo del artista, Bartolomé Serrano, estuvieron en Zaragoza el día de la inauguración de la exposición.

Bartolomé dejó entrever que había existido cierto apresuramiento a las intenciones de su padre con el traslado de las obras para la exposición: "Él dijo, y así consta en el artículo 30 de los estatutos, que las obras serían legadas a Aragón cuando se dispusiera de un sitio idóneo en el nuevo edificio del Hogar Pignatelli", manifestó el hijo del artista fallecido.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS