RELIGIÓN

Los marxistas y cristianos reunidos en Budapest piden libertad religiosa

,ENVIADO ESPECIAL

La peticion de libertad religiosa es el eje central de la síntesis elaborada por el Secretariado para los No Creyentes al término de las sesiones que, bajo el título de Sociedad y valores éticos, han mantenido durante tres días marxistas y católicos en Budapest, dentro del primer debate oficial organizado por Hungría y el Vaticano.

El presidente del citado secretariado, el cardenal Paul Poupard, así como el presidente del Instituto de Filosofía, el húngaro Josef Lukacs, leyeron ayer sus respectivas conclusiones en el marco solemne de la Academia de Ciencias de Hungría.

Poupard, al leer el comunicado de síntesis de los católicos, citó una frase en la que el Papa afirma que la libertad religiosa "es el último test de todas las demás libertades". El tono general del discurso de los creyentes fue el de señalar las distancias, teniendo en cuenta que la conferencia se ha celebrado en un país del Este europeo y que las representaciones provenían mayoritariamente., en el caso de los marxistas, de los países del bloque soviético, donde los creyentes no desempeñan cargos políticos.

Más conciliador fue el húngaro Lukacs, quien recordó que la colaboración teórica influye en la praxis. En un intento de buscar más similitudes que distancias, el presidente del Instituto de Filosofía subrayó la tradición común de marxismo y cristianismo en el terreno filosófico.

En las sesiones no hubo asistencia ni de teólogos de la liberación ni de marxistas del denominado Tercer Mundo, donde, según los analistas, se da una estrecha colaboración entre ambos sectores en el terreno de la práctica.

El hecho se ha interpretado como la voluntad por ambas partes -Vaticano y países del Este- de no introducir elementos distorsionadores, máxime cuando paralelamente a estos encuentros se ha celebrado la primera entrevista oficial entre el secretario general del Partido Comunista de Hungría, Janos Kadar, y el cardenal austriaco Franz Köning.

En la conferencia intervinieron dos españoles: Jordi López Camps, en representación del PCE, y Niceto Blázquez, dominico y profesor de Ética de la Información de la universidad Complutense de Madrid.

El primero, que en el transcurso de su primera intervención se declaró cristiano y marxista subrayó que ante el paro que generan las sociedades tecnológicamente avanzadas se precisa una nueva formulación sobre el trabajo como fundamento de valores éticos y humanos.

Niceto Blázquez, por su parte, intervino sobre el tema de la misión del intelectual dentro de los diferentes sistemas políticos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción