La RFA se opone a un acuerdo que no incluya los cohetes de corto alcance

El Gobierno alemán occidental se opone a que las dos superpotencias firmen en la cumbre de Reikiavik un acuerdo para la reducción de misiles de medio alcance (INF) si éste no va vinculado a un compromiso de negociación sobre misiles de corto alcance. El canciller germano occidental, Helmut Kohl, se lo manifestó así al presidente norteamericano, Ronald Reagan, en una carta que le envió el martes, en la que exponía sus sugerencias ante la cumbre de Reikiavik del próximo fin de semana.Kohl respondía a una misiva del presidente Reagan en la que éste pedía al canciller que le expusiera los intereses de la República Federal de Alemania (RFA) ante la reunión de Reikiavik.

Aunque el texto de la carta de Kohl se mantenía ayer en secreto, se supo en Bonn que, junto a la vinculación entre la reducción de misiles de medio y de corto alcance, exponía el interés del Gobierno de la República Federal de Alemania por avances en el desarme químico y la reducción de tropas y armamento convencional en Europa.

Según medios políticos de la capital germanoocidental, la exigencia alemana de condicionar un acuerdo sobre misiles INF a posibles avances en materia de misiles de corto alcance provocó sorpresa y cierto malestar en Washington, donde se considera que el acuerdo INF es el más factible y tendría gran efecto sobre la opinión pública. Condicionarla a avances en otros tipos de armas traería consigo retrasos innecesarios, según indican dichos medios.

La cancillería de la República Federal de Alemania en Bonn se negó ayer a comentar estas informaciones y aseguró que no, disponía de información sobre posibles reacciones en la Administración del presidente Ronald Reagan.

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de la República Federal de Alemania, Juergen Chrobog, manifestó ayer a El PAÍS que la carta contenía "importantes aportaciones" del ministro Hans-Dietrich Genscher y que expresaba un "pleno acuerdo" entre el ministro y el canciller, pero se negó a comentar el contenido de la carta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 08 de octubre de 1986.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50