Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Reino Unido prohíbe aterrizar a la línea libia

El Gobierno británico ha decidido prohibir el aterrizaje en aeropuertos del Reino Unido a la línea aérea nacional de Libia, Lybian Arab Airlines (LAA), como consecuencia de lo que el ministro de Transportes del Gobierno conservador, John Moore, calificó de "participación (de dicha línea) en apoyo de actividades terroristas". Londres rompió relaciones diplomáticas con Libia en 1982 después de que la policía Yvonne Fletcher cayera fulminada por una bala disparada desde la Embajada libia.La decisión del Gobierno británico entrará en vigor a partir del próximo 1 de noviembre y supone la cancelación de los dos servicios semanales mantenidos por LAA entre Trípoli y Londres.

La medida fue adoptada por las autoridades británicas a raíz de las revelaciones hechas en el juicio de un médico jordano, Rasmi Awad, acusado de actividades terroristas y sentenciado la pasada semana a 25 años de cárcel por "intentar llevar a cabo un ataquie terrorista en el Reino Unido".

La historia de la detención del doctor Awad, aparentemente miembro de la banda terrorista de Abu Nidal, parece arrancada de un capítulo de una novela de John le Carre. Según quedó probado en el juicio, Rasmi Awad se trasladó desde Damasco a Londres, vía Zúrich, donde aparentemente se hizo con un pasaporte español con el que entró en el Reino Unido.

Poco después, y de acuerdo con un plan preconcebido, Awad entró en contacto con un libio que le entregó un paquete con cuatro granadas. La sorpresa de Awad fue mayúscula cuando descubrió que eran simuladas. En ese rriomento, la policía le detuvo. La explicación era simple: el ciudadano libio era un informador de la brigada antiterrorista de Scotland Yard, que a su vez declaró en el juicio que las cuatro granadas auténticas le habían sido entregadas por un empleado de la línea aérea libia.

Moore informó de la decisión británica a los ministros europeos de Transportes reunidos en Londres ayer, según informó a EL PAÍS el titular español, Abel Caballero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de octubre de 1986