El presidente ecuatoriano no acepta la amnistía dada por el Congreso a un general sublevado

Un enfrentamiento de imprevisibles consecuencias se desató ayer entre el Congreso ecuatoriano, de mayoría progresista, y el presidente León Febres Cordero, conservador, sobre la amnistía para el general sublevado Frank Vargas Pazzos.Por 39 votos a favor, dos en contra, una abstención y la ausencia de la Cámara de 29 diputados, no alineados y oficialistas, el Congreso aprobó la concesión de amnistía política al general de aviación Vargas.

En la sesión, que se prolongó hasta altas horas de la noche pasada, el Congreso modificó su orden del día para abordar por sorpresa el tema de la amnistía, que incluye también a todos los miembros de la fuerza aérea que apoyaron la sublevación de Vargas.

La reacción del Ejecutivo no se ha hecho esperar y el presidente Febres convocó hoy al palacio presidencial al ministro de Defensa, general Medardo Salazar.

Tras la reunión, el presidente hizo público un comunicado, firmado de su puño y letra, en el que declara "inconstitucional" la aplicación de la amnistía aprobada en el Congreso, prohíbe su publicación en el Registro Oficial y la hace nula. El comunicado presidencial va dirigido al ministro de Defensa y señala que "estos actos de la mayoría parlamentaria violentan por la forma y el fondo la Constitución vigente, ley suprema contra la que nada ni nadie puede prevalecer".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS