Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un ejemplo de racionalismo de 1926

El arquitecto Luis Bellido, que reformó muchos de los edificios municipales y proyectó otros como el matadero municipal y la escuela de la fábrica de cerámica de la Moncloa, realizó entre 1920 y 1925 un convento para las Madres Reparadoras, en la zona de Chamartín. Allí, en 41.000 metros cuadrados, se levantó una iglesia de planta de cruz latina, rodeada de un gran convento, ejemplo de racionalismo madrileño. Inaugurado en 1926, el edificio, tras la guerra civil, fue utilizado como Academia Militar de Sanidad hasta 1948, en que fue devuelto a la congregación.La aprobación del Plan Especial de la Avenida de la Paz en 1968 afectó a la finca y obligó a las monjas a ceder al Ayuntamiento 18.000 metros cuadrados. Cuatro años más tarde, la orden vendió casi 8.000 metros cuadrados del terreno a una inmobiliaria y en 1972 los 15.600 restantes a otra, a cambio de 300 millones de pesetas. La operación exigió autorización del Vaticano.

Los nuevos propietarios, de acuerdo con la edificabilidad prevista en la zona, solicitaron el derribo del convento para levantar tres torres de 20 plantas, luego reducidas a 19. En medio de la protesta de vecinos y organismos, la Dirección General de Patrimonio Artístico autorizó el derribo del convento -que se completó años después- y, paralelamente, incoó expediente para la declaración como monumento histórico artístico de la iglesia y la fachada.

En julio de 1978 se llegó, por fin, a un acuerdo entre el Ayuntamiento y la propiedad, al ser cedidos la iglesia y el terreno circundante como el equipamiento fijado por el plan especial. Desde entonces la iglesia está amenazada por otro tipo de piqueta a la larga igual de eficaz: el abandono.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de septiembre de 1986