Fallece Rafael Gil, un 'histórico' del cine español

El director, guionista y crítico de cine Rafael Gil falleció ayer tarde en el hospital Clínico de Madrid, a los 73 años de edad. Junto a Juan de Orduiba y José Luis Sáenz de Heredia, fue uno de los directores estrella del cine español de los años cuarenta y cincuenta. Autor de filmes como Eloísa está debajo de un almendro, El clavo o La calle sin sol, la historia del cine español, en palabras de Fernando Méndez Leite, director general de Cinematografía, "no se puede contar sin él".

Nacido en Madrid el 22 de mayo de 1913, ejerció la crítica cinematográfica en numerosos diarios y revistas. Durante la guerra civil rodó numerosos cortometrajes en el sector republicado, a pesar de sus ideas favorables al otro bando.Méndez Leite destaca en Gil su pasión por el cine, que le llevó a probar todo tipo de géneros y temas. Hizo cine literario, con adaptaciones de obras de Enrique Jardiel Poncela, Wenceslao Fernández Flórez y Benito Pérez Galdós; religioso, con películas corno La fe; de matiz realista, como La calle sin sol; y de ambiente militar, como Los novios de la muerte. Con Vicente Escrivá fundó la productora Aspa Films, con la que rodó películas de intención anticomunista (El canto del gallo y Murió hace quince años). Realizó también filmes de terna taurino, como Chantaje a un forero y Sangre en el ruedo, con El Cordobés.

El actor Fernando Rey, que obtuvo el premio de interpretación del Festival de Cine de San Sebastián por su papel en la película La duda, dirigida por Gil en 1972, reconoció ayer al recibir la noticia su deuda con el director fallecido. "Demostró tener mucha confianza en mí cuando casi nadie la tenía". Rey afirmó que el director de El clavo "tenía un almacén cinematográfico en la cabeza. Era un apasionado del cine americano -le gustaba mucho King Vidor-. Era un hombre de cine, hizo lo que quiso hacer".

Para Méndez Leite "Gil era un artesano del cine, sin características estéticas definidas. Su filmes solían estar muy bien narrados, como es el caso de La calle sin sol, una de sus mejores obras".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 10 de septiembre de 1986.

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete