Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

17 detenidos tras los mcidentes ocurridos durante el recital barcelones de Scorpions

El grupo de 'rock' alemán actúa hoy en Madrid

Diecisiete jóvenes, nueve de ellos menores de edad, fueron detenidos anteayer en Barcelona a consecuencia de los incidentes registrados en las inmediaciones de¡ campo de fútbol del Sant Andreu durante el concierto del grupo alemán de rock Scorpions. Las acusaciones que se imputan a los detenidos son las de agresión a miembros de los cuerpos de seguridad, alteración del orden público, daños a vehículos policiales y particulares y robo. Los incidentes se iniciaron cuando un grupo reducido de personas cortó el tráfico para protestar por no haber podido conseguir una entrada para presenciar el concierto. Scorpions actúa hoy en Madrid. La organización manifestó a este diario que se considera ajena al origen de los disturbios.

Los detenidos serán enviados hoy al juzgado de guardia, después de haber permanecido más de 24 horas en los calabozos de la comisaría del distrito. El enfrentamiento se prolongó durante cuatro hora y, a pesar de que no se registraron heridos graves, más de 40 personas tuvieron que ser atentidas por heridas leves y contusiones.Fuentes políciales explicaron ayer que los jóvenes que no habían podido entrar en el recinto donde se celebraba el concierto de Scorpions demostraron su enfado cortando el tráfico de la calle de la Sagrera, bloqueando otras vías con los contenedores de basuras y rompiendo las señales de tráfico.

La actuación de la Policía Nacional fue inmediata, porque a las 21 horas se registró el primer enfrentamiento. La ida y venida de coches patrulla, las persecuciones, agresiones, cargas y disparos de botes de humo y pelotas de goma se prolongaron durante cuatro horas. Algunos policías resultaron con heridas de carácter leve. Entre ellos estaba el capitán que dirigía a las fuerzas de seguridad, que fue alcanzado por una botella.

Destrozos

Mientras duró la algarada, la Cruz Roja atendió a 40 personas co heridas, cortes o contusiones de carácter leve. Siempre según informaciones oficiales, la Guardi Urbana tuvo que desviar el tráfico para evitar mayores problemas y los bomberos sofocaron varios fuegos provocados en algunos contenedores.

Cuatro detenidos están acusados de alterar el orden público y dañar algunos vehículos policiales; sobre otros cuatros pesa el cargo de robo con fuerza en un comercio contiguo al campo del Sant Andreu. Los nueve detenidos restantes son menores de edad. La policía ha acusado a estos menores del destrozo y desvalijamiento de un quiosco situado en la avenida de Fabra i Puig.

La organización del concierto ha manifestado a este diario que es ajena al origen de los desórdenes, ya que el estadio tiene una capacidad para 15.000 espectadores y se habían vendido 11.000 entradas, por lo que quedaban entradas a la venta. El precio de cada una de ellas era de 2.200 pesetas. Esta noche, el grupo actúa en Madrid, en el estadio del Rayo Vallecano, que tiene capacidad para 19.500 personas. El precio de las entra das es similar al de Barcelona. Según la organización, el conflicto se originó al haber un grupo de unas mil personas que pretendían asistir al concierto sin entrada. Otras fuentes consideran que una gran parte del grupo alborotador -con botellas y palos- iba predispuesto al altercado, como ceremonia inevitable en la mayoría de citas de rock duro.

El volumen y calidad de la sonorización permitía seguir desde el exterior la música que Scorpions desgranaba desde el escenario. El grupo alemán se presentó a las 23.16 horas, aterrizado en una escenografía sideral. Con anterioridad, había actuado el grupo telonero Mcaulet Schenker.

En el interior, el público siguió el concierto ajeno a los acontecinúentos de los alrededores. El pasado miércoles, el grupo manifestó a este diario que "nuestra música es agresiva, pero en el sentido positivo. No nos gusta la violencia ni los públicos gratuitamente agresivos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de septiembre de 1986