Jacquelin Bisset y Alexander Godunov ruedan- juntos por primera vez en un 'spot'

La actriz británica Jacqueline Bisset y su compañero, el bailarín soviético exiliado en EE UU, Alexander Godunov, están a punto de terminar en Barcelona el rodaje de un spot publicitario televisivo para una firma de cavas; catalanes. Bisset y Godunov, que dieron una rueda de prensa el viernes a medianoche en el plató Ideal de Barcelona -donde se ha rodado el mencionado spot- manifestaron que es la primera vez que trabajan juntos ante una cámara.La actriz, que ha aparecido en 34 películas -entre ellas The Knack, Aeropuerto, Bullit, La Noche americana, El juez de la horca, Asesinato en el Orient Express, Ricas y famosas y, Bajo el volcán- habló largamente de su trabajo con el desaparecido director francés François Truffaut, de quien dijo que "fue mi maestro; quizás la persona con quien más me ha gustado trabajar; me enseñó muchas cosas que no sabía y le estoy muy agradecida". A una pregunta sobre si se sentía "rica y famosa", Jacqueline Bisset respondió con laconismo "no especialmente".

Jacqueline Bisset, que cuenta 42 años, apareció ante una multitud de fotógrafos y periodistas con una blusa y pantalón negros, zapatos de tacón muy alto del mismo color y un cinturón de piel de color marrón. Godunov -de 37 años, nacido en la isla soviética de Sakhalin, en el Océano Pacífico- vestía americana negra y camisa, pantalón, calcetines y zapatos deportivos blancos. Al final de la rueda d prensa, la pareja dio unos pasos de baile junto a la carroza dorada que sirve de decorado al corto publicitario, cuyo rodaje terminará el próximo martes. Dicho corto ha sido producido para la firma Freixenet por Movieland y su realizador es el catalán Joan Minguell.

Alexander Godunov se mostró algo impaciente con algunas de las preguntas más frívolas que le dirigieron los representantes de la prensa del corazón, pero afirmó, ante una pregunta en tal sentido, que "Rudolf Nureyev es el más grande bailarín; a su manera, todavía lo es. No se le pueden aplicar los mismos criterios que hace diez años, pero sigue siendo muy bueno, ¡A mí me gusta!". Preguntado por sus relaciones con sus antiguos colegas soviéticos, el bailarín -que vive en Los Ángeles- dijo que sus relaciones en la URSS eran malas con los jefes, naturalmente, cómo con todos los jefes", pero recordó con afecto a Maia Plisetskaya, "que ha sido una de mis mejores partenaires".

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS