Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Frente Patriótico Manuel Rodríguez se atribuye el secuestro de un coronel en Chile

Un grupo del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR), considerado el brazo armado del Partido Comunista chileno, se atribuyó ayer el secuestro del coronel del Ejército Mario- Aberlait Rivadeneira, de 58 años, ocurrido en la mañana de ayer.El secuestro del coronel Aberlait, el primero de este nivel en los 13 años de dictadura en Chile, se produjo cuando el militar salía de su domicilio, en un barrio residencial de Santiago, y se dirigía a su automóvil.

El FPMR se responsabilizó del secuestro en una llamada teléf6nica a la agencia oficial de noticias Orbe, en la que una voz grabada en una cinta magnetofónica anuncié que el coronel sería dejado en libertad en 24 horas.

Según fuentes policiales, el militar fue interceptado por seis hombres armados antes de que lograra abrir su automóvil y fue introducido en la maleta de un vehículo que se alejó con rumbo desconocido. Uno de los hijos del coronel Aberlait, que acompañaba al militar, no sufrió daños durante el suceso y pudo dar la alarma.

Las mismas fuentes afirmaron que el jefe militar estaba asignado a los servicios secretos del Ejército, pero un portavoz oficial negó el hecho y declaró que el militar formaba parte del servicio de protocolo del comandante de la guarnición de Santiago.

Por otro lado, el jefe del Comando Sur de EE UU, con base en Panamá, John R. Galvin, viajó secretamente a Chile hace unas dos semanas para transmitir directamente a Pinochet la preocupación del presidente norte americano, Ronald Reagan, por la intransigencia del régimen militar y el peligro de polarización de la situación chilena, según han asegurado altos funcionarios estadounidenses, informa The New York Times.

Galvin explicó a Pinochet los pasos específicos que debería dar para evitar un deterioro inminente de la situación. Estas medidas son la legalización de los partidos políticos, la confección de un nuevo registro electoral, el cese de la práctica de la tortura, el levantamiento de las restricciones a las libertades de expresión, asociación y manifestación y el inicio de conversaciones con la oposición democrática. Pinochet, según las, fuentes, rechazó todas las sugerencias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de agosto de 1986