Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bancos y cajas suscriben un préstamo de 1.517 millones a la Sociedad de Gas de Euskadi

Quince entidades de crédito han suscrito conjuntamente un préstamo de 1.517 millones de pesetas a la Sociedad de Gas de Euskadi destinado a la finalización de las obras de construcción del gasoducto y la red de distribución de gas natural en el País Vasco. Los bancos Bilbao e Hispano Americano aportan cada uno más de 200 millones de pesetas, y las siete cajas de ahorro con sede en la comunidad autónoma han suscrito una aportación paritaria de 86 millones de pesetas.

La firma de este acuerdo tiene, según el consejero de Industria y Comercio del Gobierno vasco, José Ignacio Arrieta, un carácter simbólico. "Hubiera sido más fácil acordar la concesión del préstamo con un número menor de entidades financieras, pero hemos querido que la primera aportación de recursos privados a la sociedad pública tenga un valor significativo: el de demostrar que el sector privado también cree en un proyecto que hasta ahora ha crecido bajo el patrocinio exclusivo de las instituciones públicas".La Sociedad de Gas de Euskadi es una entidad pública con un capital social de 4.400 millones de pesetas -tras la ampliación de capital en 1.100 millones de pesetas realizada a principios de 1986 en la que el 66% corresponde al departamento vasco de la Energía y el 34% restante a la Empresa Nacional de Gas.

Según Arrieta, que es también presidente de la Sociedad de Gas de Euskadi, la política financiera de la sociedad ha pretendido fijar un modelo de creación de empresas en base a la financiación pública. "El sector público ha sostenido la actividad de la sociedad en los cuatro primeros años de existencia, evitando que quedara cargada de gastos financieros. En este momento estamos en condiciones de acudir a los recursos privados y cumplir el objetivo político de combinar ambos a medio plazo en un 50%".

Desde el inicio real de las actividades de la sociedad, en mayo de 1983, hasta la terminación de las obras de la red de gasificación, prevista para finales de 1977, la Sociedad de Gas de Euskadi habrá invertido un capital total de 14.000 millones de pesetas y construido una red de 400 kilómetros. En la actualidad, las obras de la red pretenden extenderla a las márgenes izquierda y derecha del Nervión y desde el sur de Guipúzcoa hasta la frontera francesa.

La importancia del enlace con la frontera es destacada por el organismo vasco de Energía, tras la firma el pasado año de un acuerdo de intenciones entre las Administraciones francesa y española para la conexión de los gasoductos de los dos países a través de la frontera de Irún. En la actualidad, el suministro de la red vasca se realiza exclusivamente a base del gas procedente de Argelia a través de la red catalana y aragonesa.

Mayor diversificación

La estación Gaviota, que está ya funcionando en pruebas de producción en la costa vizcaína a la altura de Bermeo, permitirá una mayor diversificación de las fuentes de gas. El organismo vasco de la Energía negocia en la actualidad una participación en Hispanoil, sociedad que explota Gaviota, a través de la Sociedad de Hidrocarburos de Euskadi, que también se encuadra en el organismo público vasco. El consejero de Industria y Comercio afirma que el organismo pretende una participación simbólica -del 5% del capital- "sin objetivos mercantiles, que pretende exclusivamente dar coherencia al modelo que estamos creando".La actividad del departamento vasco de la Energía es la de coordinar a las sociedades citadas de gas e hidrocarburos, a la Sociedad de Gestión de la Central Nuclear de Lemóniz y a CADEM, que impulsa el aprovechamiento eficaz de la energía.

La Sociedad de Gas de Euskadi se ha convertido en una de las empresas estrella de las instituciones autonómicas. En este momento, la contratación apalabrada para cuando se termine la red supondrá el 12% del consumo energético global de la comunidad autónoma, incluyendo solamente los consumos industriales. La media de consumo de gas natural en los países de la Comunidad Económica Europea es del 16%, incluyendo consumos industriales y domésticos. En la actualidad, el consumo de gas en Euskadi representa el 1,5% del consumo total. La media española es del 2,8%.

La diversificación de los recursos energéticos y las ventajas medioambientales derivadas del consumo del gas natural son, según afirmaron responsables del Gobierno autónomo, los objetivos globales de la política energética.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de julio de 1986

Más información

  • Se trata de la primera entrada de recursos privados en la entidad vasca