Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una especialista en la organización de ferias, nueva directora de Arco

Rosina Gómez-Baeza, de 44 años, profesional especializada en la organización de ferias y ajena al mundo del arte, es la nueva directora de Arco, la Feria de Arte Contemporáneo que anualmente se celebra en Madrid. Rosina Gómez-Baeza sustituye a la galerista Juana de Aizpuru, creadora y organizadora del certamen hasta la última y quinta edición, cuya gestión ha sido criticada y rechazada por una veintena de importantes galeristas, quienes consideraban que su vinculación con el sector era incompatible con la dirección de Arco.

Rosina Gómez-Baeza es uno de los cinco directores con que cuenta la Institución Ferial de Madrid, Ifema, organismo con el que está vinculada profesionalmente desde 1979 como organizadora de ferias.Esta circunstancia, unida a su desvinculación del mundo del arte, es, a juicio de Gómez-Baeza, una posibilidad de que el malestar entre los galeristas finalice "Las protestas se centraron en que Juana de Aizpuru es galerista. Yo soy una profesional cuya única vinculación con el arte es la afición que siento por él".

La nueva directora anuncia que su primera decisión será ordenar la realización de un estudio a un instituto, de opinión sobre el funcionamiento de Arco en estos cinco años. "El salón de Arco es maravilloso, pero perfectible. Ha habido críticas fuertes y hay que saber dónde están los fallos. Sólo a partir de ahí se podrán tomar medidas eficaces en beneficio de la feria y definir el ámbito y objetivos del salón".

La nueva directora anuncia también que tiene la intención de nombrar una comisión asesora, "un grupo de expertos del máximo nivel con el que se seleccione la obra presente en la feria y con el que se adopten todas las decisiones que caigan estrictamente en el campo del arte".

Gómez-Baeza dice que espera que a Arco 87 vuelvan los galeristas españoles y extranjeros que lo abandonaron por discrepancias con la anterior directora. "Espero que sea así, porque Ifema me ha nombrado para allanar problemas y cohesionar esfuerzos. Todos tenemos que hacer un gran esfuerzo de imaginación, porque hay que contar con que tendremos aún más dificultades que el primer año de la creación de Arco. Hay que tirar muy fuerte para acabar con todos los males originarios".

La nueva directora es una asturiana, casada y madre de dos hijos, que dice ser una gran aficionada al arte contemporáneo. Aunque prefiere no precisar cuáles son sus artistas favoritos, confiesa que en su casa hay numerosas obras hiperrealistas.

La anterior directora, Juana de Aizpuru, ha enviado una nota a los medios de comunicación en la que explica su marcha diciendo que obedece a su deseo de "restablecer la paz", y reconoce que la polémica sostenida entre los galeristas durante los meses que precedieron a Arco 86 "no es buena para nadie".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de julio de 1986